Local Stalin

 

Propietario de local de kebabs dice que no hay razón legal para cerrar su local en Moscú llamada Stalin

Pese a haber concedido la autorización, las autoridades municipales de Moscú, Rusia, han ejercido presión para que cierre un local de shawarma o doner recientemente abierto con el nombre de Stal’in Doner.

La presión de la comunidad por el singular restaurante del popular platillo árabe que llegó a México y conocemos como tacos al pastor, fue tal que al poco tiempo de haber abierto sus puertas, la policía llegó al local para exigir al propietario Stanislav Voltman que retirara la señal del negocio que tiene una imagen de Stalin.

Voltman narró a Reuters que después de la visita de la policía se ejerció una “colosal presión” por las autoridades municipales no solo para que retirara el letrero sino para que cerrara el local en cuyo menú se leen platillos con el nombre de Josef Stalin y de otros líderes de la ex Unión Soviética como Nikita Khrushchev. Para dar una mayor ambientación, los dos empleados que ahí laboraban estaban vestidos con uniformes de la era soviética.

Incluso medios estatales reportaron que antes de esto Voltman fue llevado a la estación de policía debido a las numerosas quejas de los residentes.

Para Stanislav Voltman “no hay razones legales” para cerrar su local y por ello planea no ceder y volver a abrir las puertas para seguir vendiendo shawarma marca Stalin. Para ello primero debe encontrar empleados dispuestos a trabajar bajo la presión que se está gestando. Esto porque sus empleados originales renunciaron por esta misma presión. “Hay personas que están interesadas”, declaró Voltman a medios locales, “pero no todos están deseando trabajar bajo las condiciones que rodean a mi pobre local.”

Es interesante señalar que si bien se había tratado de proscribir el nombre de Josef Stalin de la historia por las múltiples atrocidades que cometió durante su dictadura en la que se calcula que murieron unas 700,000 personas y millones fueron enviados a los campos de concentración o gulags, según The Moscow Times en una encuesta reciente el 70 por ciento de los rusos aprueban la imagen del dictador. Lo anterior probablemente debido a la rehabilitación de la imagen de la Rusia soviética que el régimen de Putin ha hecho, regresando a la vida gubernamental algunos símbolos como el himno soviético o los grandes desfiles militares.

Pese a que organizaciones de Derechos Humanos han hecho un llamado a sancionar la glorificación de Stalin, la propuesta no ha sido escuchada y por ello Voltman pudo abrir legalmente su tienda. Eso sí, la rehabilitación del dictador no ha llegado al grado de condenar por difamación a una publicación por haberlo llamado “caníbal sediento de sangre”, como lo reclamaba Yevgeny Dzhugashvili, nieto de Stalin.

La insistencia de Stanislav Voltman de abrir su restaurante con la imagen de Stalin recuerda al caso que se presentó en 2012 en la ciudad de Ahmedabad, en la provincia de Gujarat, India, en donde un joven abrió una tienda de ropa con el nombre de Hitler. Cuando la indignación pública creció por este nombre, el propietario simplemente se disculpó en la ignorancia y dijo no tener conocimiento del Holocausto ni de los actos cometidos durante el nazismo en contra de judíos y minorías. Incluso dijo que la suástica que adornaba la “i” del nombre de su local era solo eso, un adorno.

Quizá si los demócratas en Estados Unidos se consolidan en el poder (lo que es muy poco probable), en algunos años también veamos que es delito, o por lo menos socialmente reprobable, usar el nombre Trump.

Más información themoscowtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen themoscowtimes.com