Anuncio de condones

 

Juez concluye que padres no tenían el derecho de disponer de material pornográfico de hijo de 42 años

En una singular disputa, nada representativa del supuesto espíritu de las fiestas decembrinas, un juez de Michigan, Estados Unidos, condenó a los padres de un hombre de 42 años a compensarlo por haber destruido su “irremplazable” colección de pornografía.

La decisión fue entregada por el juez de Distrito del estado de Michigan, Paul Maloney, respecto de la demanda presentada por David Werking, de 42 años, en contra de sus padres por la destrucción de su propiedad.

La extensa colección de pornografía llegó a la casa de los padres del demandante cuando se mudó a vivir con ellos después de su divorcio. David Werking vivió en la casa paterna 10 meses en 2017 para luego mudar su residencia al estado de Indiana. Su colección de objetos sexuales, sin embargo, la dejó en casa de sus padres.

Cuando buscó sus cosas descubrió que habían desaparecido. Los padres en ningún momento negaron haberla destruido pues como evidencia se presentaron al tribunal copias de correos electrónicos entre David y el señor Werking en donde este último incluso le dice haberle “hecho un gran favor al deshacerse de esas cosas”.

Los padres se defendieron diciendo que como caseros habían puesto la condición de que no querían tener ese material en su casa y que al ser su casa tenían el derecho de disponer de las cosas.

El juez, sin embargo, concluyó que al no haber presentado ningún fundamento legal que afirmara el derecho de los arrendatarios o caseros de disponer de cosas de sus inquilinos solo porque no les gustan, habían destruido propiedad ajena y tienen que compensar por ello.

El juez Maloney estableció una fecha en mediados de febrero en la que los padres presentarán la cantidad por los daños causados para que sea evaluado y, en su caso, aprobada.

Sobre este particular, la abogada de papá y mamá Werking dijo que ya estaba en contacto con el Museo del Patrimonio Erótico de Nevada para establecer el monto de la pérdida.

David Werking dijo que la irremplazable colección se componía de 12 cajas llenas de “pornografía más dos cajas de juguetes sexuales”, además de más de 1,600 DVD.

Llegar al grado de demandar a los padres es indicativo de que este hijo definitivamente tenía mucho aprecio por su material pornográfico.

Más información bbc.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net