Platos con comida

 

Policía ruso en Siberia fue encontrado culpable de no reportar actividades ilegales a cambio de comida

Un tribunal de Novosibirsk, en la parte sur de Siberia, Rusia, encontró culpable de aceptar sobornos a un jefe de departamento de la policía que a cambio de comida hizo la vista gorda de la prestación ilegal de servicios inmobiliarios.

La indagatoria del caso fue seguida por el Departamento de Investigación del Distrito Dzerzhinsky de la ciudad de Novosibirsk de la Dirección de Investigación del Comité de Investigación de la Federación de Rusia respecto de la actuación del ex jefe de policía Alexander Grashchenkov por haber recibido de tres empresarios de la ciudad comidas gratis como soborno para no sancionar sus actividades inmobiliarias ilegales. Estas actividades incluyeron la ocupación ilegal de terrenos municipales y del distrito y utilizarlos para actividades mercantiles.

Inicialmente se había establecido que el policía Grashchenkov, que no fue identificado con nombre por el Comité de Investigación, había recibido, entre octubre de 2015 y septiembre de 2018, sobornos alimentarios con valor de 200,000 rublos, equivalentes a unos 2,600 dólares estadunidenses, aunque luego la cantidad quedó reducida a 53,000 rublos, unos 700 dólares. Esto según el medio Kommersant.

Según reportó el diario Kommersant, “las comidas calientes eran entregadas sobre pedido. El oficial de policía elegía khinkali y una sencilla ensalada de pepinas de una gran variedad de platillos disponibles en el menú.” Khinkali son una bolas de masa rellenas de carne, conocidas como dumplings, originarias de la región rusa de Georgia.

Si bien el Comité de Investigación no dio a conocer la identidad del policía sancionado, el medio de noticias en línea Tayga.info confirmó que se trataba del exjefe de la policía Alexander Grashchenkov.

Conocidos los hechos, se procedió penalmente, en procesos separados, en contra de los 3 empresarios que entregaron los sobornos y del policía, quien aceptó plenamente la responsabilidad del delito cometido.

El tribunal de Novosibirsk, la tercera ciudad más grande de Rusia, encontró culpable a Alexander Grashchenkov de un delito en virtud de la Parte 3 del artículo 290 del Código Penal de la Federación de Rusia, aceptar un soborno en una cantidad significativa.

Fue sentenciado a 3 años de prisión suspendida con un período de prueba de 4 años, con la inhabilitación para ocupar cargos públicos en cuerpos de seguridad por un período de 3 años.

Aunque en este caso el policía no se vendió por un plato de lentejas, las comidas que le costaron el cargo tampoco eran platillos ni muy elaborados ni muy costosos. Probablemente se trata de una persona con gustos sencillos.

Más información themoscowtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net