Televisor antiguo

 

Tribunal en Irlanda dicta sentencia de prisión suspendida a una mujer que lanzó un televisor por el balcón, lastimando a una transeúnte

Una mujer de 34 años que arrojó desde su departamento en Dublín, República de Irlanda, un televisor y lastimó a una transeúnte, fue sentenciada a tres años de prisión, pero la sentencia quedó suspendida bajo estrictas condiciones.

Se trata del proceso llevado en contra de Caroline Connors acusada de causar peligro por el “momento de locura” que sufrió la tarde del 27 de junio de 2018 mientras discutía con su expareja que “la estaba volviendo loca” y arrojó a la calle un televisor desde el balcón de su departamento en un segundo piso.

Por la calle, mientras tanto, caminaba una mujer de la mano con su nieta. A esta mujer le cayó el aparato de televisión y afortunadamente solo le causó lesiones en una pierna y en el pecho que fueron atendidas en un hospital de Dublín, ciudad en que ocurrieron los hechos.

Asustada, naturalmente, la víctima del incidente dijo que el televisor pudo haberla matado a ella o a su nieta.

Caroline Connors, madre de dos hijos, fue presentada ante la juez Pauline Codd del Tribunal Penal de Circuito de Dublín para responder por el cargo de causar peligro.

Durante el proceso, el garda (policía) que registró el incidente, Donal Tully describió el suceso a pregunta expresa del fiscal, Ronan Prendergast, y dijo que el televisor golpeó a la mujer mientras cruzaba la calle con su nieta, derribándola.

El oficial Tully reconoció que Caroline Connors, representada por la abogada Maeve McCabe, que no tenía la intención de lastimar a nadie y aceptó que actuó movida por “un momento de locura”.

Después de haber lanzado el televisor por el balcón, Caroline Connors bajó a recoger los pedazos del aparato y se reporta que cuando fue detenida estaba bajo los efectos del algún intoxicante. También se conoció que tiene problemas con el alcohol y que ya contaba con dos condenas previas por daños y por alterar el orden público.

Los tres años de prisión impuestos por la juez Codd han sido suspendidos bajo estrictas condiciones, aunque no se especifica cuáles.

Un evento semejante ocurrió en febrero de 2019 en Toronto, Canadá, cuando una joven de 20 años arrojó una silla desde un piso 45 hacia la autopista, con la fortuna de que no causó daños a nadie. En este caso la joven actuó como lo hizo buscando notoriedad en su cuenta de Snapchat que le sirve para promocionar su carrera de modelo.

Pese a lo peligroso de su acto, en julio de este año la juez Mara Green de un tribunal en Toronto tomó en cuenta varios factores para dictar la sentencia, como la corta edad de la acusada, su declaración de culpabilidad, el que después de haber sido imputada no hubiera hecho mal uso de sus redes, la falta de antecedentes penales, etc., y dictó una sentencia de dos años de libertad bajo prueba, una multa de 2,000 dólares canadienses (poco menos de 1,500 dólares estadunidenses) y 150 horas de trabajo comunitario. La sentencia de libertad probatoria incluye la asistencia a sesiones de consejería ordenados por el oficial a cargo de vigilar la libertad probatoria y que podría incluir cursos sobre el manejo de redes sociales.

Dos casos semejantes de actos imprudentes, pero sancionados de forma diferente.

Más información irishtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net