Jolovan Wham en sus manifestaciones

 

Por desorden público se procesa en Singapur a activista que brevemente sostuvo cartón con carita feliz frente a delegación de policía

Durante una audiencia ante un tribunal en Singapur, este lunes Jolovan Wham se declaró no culpable de los cargos que se le imputan de haber cometido dos violaciones a la Ley del Orden Público en sus manifestaciones al haber sostenido brevemente frente a una delegación de policía un cartón con una carita feliz dibujada.

Se trata de acusaciones absurdas en contra de este activista singapurense que dice haber perdido la cuenta de los cargos que enfrenta por diversos actos como sostener el cartón con la carita feliz en apoyo de dos activistas en contra del cambio climático que estaban siendo interrogados por la policía, por sostener otro letrero pidiendo el retiro de cargos de difamación en contra de un editor y un periodista de un sitio web de noticias o por haber invitado al activista hongkonés Joshua Wong a hablar vía Skype en una reunión, sin tener permiso para que un extranjero participara en el evento. Por esto último ya fue declarado culpable de la infracción.

“Las personas tienden a creer que Singapur es un país progresista, moderno y desarrollado; eso es respecto de la infraestructura, pero es un país en el que mucha gente también vive con miedo”, declaró Wham. “Las personas están frecuentemente asustadas de hablar y decir lo que piensan sobre la situación política en el país o incluso de hablar de asuntos sociales.”

“Hago lo que hago porque es importante llamar la atención sobre las formas autoritarias y draconianas del gobierno de Singapur”, declaró a los medios este activista que no ha roto ventanas, ni pintado monumentos, ni insultado a las autoridades en redes sociales, ni cerrado calles y se ha limitado a sostener letreros que incomodan al gobierno.

Tras la audiencia del lunes, Jolovan Wham presentó una fianza de 15,000 dólares singapurenses, 11,700 dólares estadunidenses, que le permiten estar en libertad. Regresará este viernes al tribunal para escuchar el veredicto. De ser encontrado culpable de ofensas al orden público podría ser multado con hasta 5,000 dólares de Singapur, unos 3,700 dólares estadunidenses.

“Uno pensaría que las autoridades de Singapur serían lo suficientemente inteligentes como para no tomar un caso tan ridículo que los convertirá en el hazmerreír de todo el mundo, pero están cegados por su mentalidad de comando y control que prefieren la máxima respuesta a la más mínima provocación,” declaró sobre el caso de Wham Phil Robertson de Human Rights Watch.

Añadió: “El gobierno de Singapur debe madurar y reconocer que necesita tener una conversación nacional sobre lo que la gente quiere en el siglo XXI y para eso se necesita que respete los derechos civiles y políticos de las personas.”

Si este ejemplo de Singapur no fuera un exponente bastante absurdo de la actuación humana, cerremos este artículo con la demanda presentada en contra del cantante egipcio Mohamed Ramadan por “insultar al pueblo egipcio”, al haberse tomado una fotografía en un evento en Dubái con dos cantantes de nacionalidad israelí.

Los insultos al cantante y la cancelación de su membresía al sindicato de artistas egipcios no fue suficiente para el abogado Tareq Mahmoud que presentó la demanda en contra del exitoso cantante de 32 años y que será escuchada el 19 de diciembre en un tribunal en El Cairo. Es una demanda tan absurda que algunos dudarían que va a prosperar, pero es importante recordar que en 2018 la cantante Sherine Abdel Wahab fue condenada a prisión por haber insultado al río Nilo al haber hecho un chiste durante una presentación.

No hay duda, tenemos una muy alta capacidad para tomar todo como personal y sentirnos ofendidos por nimiedades.

Más información theguardian.com / bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total vinculando y concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de singaporenewslive.com