Muro de queso

 

Cosimo Cavallaro dice que el contratista que construye el muro de Trump en la frontera con México ha violado la Ley de Derechos de Artistas Visuales

Cavallaro es un artista, cineasta y escultor italo-canadiense, nacido en Montreal, Quebec, Canadá, que es conocido por sus numerosas obras de arte de instalación que involucran queso real: en los años 60 fotografió a la modelo Twiggy envuelta en queso y cubriendo el interior de una habitación de un hotel de la ciudad de Nueva York con queso mozzarrella derretido. Lo más famoso o controvertido que ha creado es My Sweet Lord, una escultura de Jesús de 90 kg hecha de chocolate y exhibida en Nueva York.

Cavallaro dice que trabaja con componentes perecederos como el queso para demostrar la naturaleza fugaz y decadente de los objetos materiales y la humanidad.

El artista durante mucho tiempo quiso hacer una pared de queso, pero no fue hasta noviembre de 2016 que Trump le dio la inspiración, buscó un lugar en la frontera entre Estados Unidos y México y alquiló un terreno de poco más de 5 hectáreas en el sureste del condado de San Diego y en marzo de 2019 empezó a construir su muro, junto a la cerca fronteriza de metal rematada con alambre de púas que ya existía en esa zona.

La estructura está hecha de losas de cotija, un queso de leche de vaca duro y quebradizo del estado mexicano de Michoacán, con un valor de 100 dólares cada una.

Pero el gobierno de los Estados Unidos ha empezado a construir el nuevo muro fronterizo en la zona, lo que Cavallaro considera una violación a los derechos que le concede la Ley de Derechos de Artistas Visuales, por lo que presentó una demanda en la corte federal de California por la destrucción de su muro de queso.

En la demanda explica que su "Muro de Queso", según la denuncia, fue conceptualizado “para alentar a la gente a pensar en el 'muro de Trump' de manera diferente al considerar lo efímero de los muros y el desperdicio inherente a la construcción de cualquier muro, ya sea de queso o de acero. Él planeó construir un muro de 300 metros con bloques de queso cerca del muro fronterizo. Cavallaro esperaba que su trabajo resaltara los peligros de la falacia de los costos hundidos en todos los niveles”. La falacia del costo hundido es el fenómeno por el cual una persona se muestra reacia a abandonar una estrategia o curso de acción porque ha invertido mucho en ella, incluso cuando está claro que el abandono sería más beneficioso.

El muro de queso llevaba 21 metros construidos, cuando a la zona llego SLSCO, contratista del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE. UU, que está construyendo el muro fronterizo.

“Según información y creencia, en o alrededor de octubre de 2019, los Demandados o sus empleados y agentes entraron sin autorización y deliberadamente en el sitio y destruyeron el Cheese Wall”, afirma la denuncia, y luego agregó: “La destrucción del Cheese Wall ha causado una gran angustia a Cavallaro. Su visión artística ha quedado incumplida. Cavallaro se ha visto privado de la oportunidad de comunicar su mensaje artístico a través del Muro del Queso - mensaje que lleva años contemplando - y de ver el Muro del Queso, en toda su extensión, estar en contraste con el muro fronterizo”.

Por eso es que está denunciando una violación de la Ley de Derechos de Artistas Visuales, así como apropiación, molestia en propiedad privada y allanamiento.

La Ley de Derechos de los Artistas Visuales otorga a los artistas el derecho a la integridad de sus obras y ha sido utilizada por artistas callejeros para evitar la destrucción de grafitis, incluido, quizás el más famoso, 5Pointz en Nueva York.

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net