Copa de coñac

 

Hotel deberá compensar por haber cambiado el regalo de una rifa de una botella de coñac a una caja de chocolates “baratos”

Un tribunal laboral de Southampton, en Hampshire, al sur de Inglaterra, falló a favor del exempleado musulmán de un hotel que, entre otras cosas se quejó porque cuando en una rifa ganó una botella de coñac se la cambiaron por una caja de chocolates “baratos”.

La queja fue presentada por Zakaria Kioua, un hombre musulmán de 37 que en su país natal, Argelia, obtuvo la licencia para ejercer como veterinario. Él fue empleado en el hotel Lainston House Ltd en Hampshire, una antigua mansión del siglo XVII, como encargado de blancos (sábanas, toallas, servilletas, manteles, etc.)

En enero de 2017 hubo una fiesta del personal y se vendieron boletos de rifa. Zakaria Kioua compró un boleto, pero no asistió a la reunión. Cuando el sorteo se realizó, resultó ganador de una botella de coñac, pero un compañero de trabajo dijo que él no consumía bebidas alcohólicas por su religión, y la administración del hotel decidió cambiar el regalo por una caja de chocolates, para no ofender a Kioua. Otro empleado aceptó en su nombre la caja de chocolates.

El cambio de regalo, sin embargo, resultó de lo más ofensivo y así lo hizo saber en una reunión que tuvo con la gerencia en mayo de 2018. Durante esta reunión el gerente Gaius Wyncoll le dijo a Zakaria Kioua: “[Si] alguien tiene una alergia a las nueces o una intolerancia y le dan una caja de chocolates que contienen nueces, ¿no piensas que sería apropiado entonces que le cambiaran el premio...?”

El empleado rechazó esta explicación diciendo: “Es diferente. Ellos no querían que yo tuviera el premio y usaron mi religión para salirse con la suya … Me siento realmente ignorado y humillado y no tomado en cuenta.”

Zakaria Kioua renunció a su empleo en el hotel en abril de 2019 y con su salida aprovechó para presentar ante el tribunal laboral las quejas que tenía en contra del hotel, entre ellas el cambio de premio.

Este proceso terminó con el tribunal concediendo la razón al exempleado, al concluir que la queja presentada de acoso relacionada con la religión o creencia estuvo bien fundamentada conforme con la sección 26 de la Ley de Equidad de 2010.

En la decisión, el panel del tribunal laboral escribió: “Una alergia a las nueces es una enfermedad, una enfermedad mortal. No es punto aceptable de comparación. Minimiza la importancia de las creencias y prácticas del señor Kioua.

“El punto no es que [el cambio] estuviera bien intencionado. El punto es que no se debía haber dicho, así como la decisión no debió haber sido tomada de cambiar el premio del señor Kioua.

“Ambos se basan en su religión y ninguno debió haber sucedido; ambos son ofensivos y le ocasionaron angustia.”

De esta forma, el tribunal condenó al hotel a compensar con 2,000 libras esterlinas, más intereses, a su antiguo empleado por haber “lastimado sus sentimientos.”

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen de PDPhotos en Pixabay