Teléfono antiguo

 

En Hamburgo, Alemania, una intuitiva mujer de 95 años llevó a las manos de la policía a un sujeto que intentó defraudarle mediante una llamada telefónica poco más de 30,000 euros.

La llamada telefónica fue hecha por una mujer que, pretendiendo ser una amiga de la pensionada de 95 años, le pidió 30,000 euros para un ventilador, diciendo que estaba el hospital víctima del COVID-19. La intuitiva anciana se percató de la chapuza y, sin que su interlocutora se diera cuenta, pidió a su cuidadora que llamara a la policía. Mientras tanto le dijo a la defraudadora que podía conseguirle 20,000 euros haciendo un retiro de su cuenta bancaria. Poco después la policía llegó y la dirigió para poder atrapar infraganti a los criminales.

A esta primera llamada siguieron otras, la siguiente pidiendo más dinero, petición a la que la víctima del intento de fraude respondió que podía conseguir 11,000 euros más. Luego siguió otra llamada de un presunto policía preguntando si había policías en su casa porque por el retiro de la gran cantidad de dinero el banco podía avisar a las autoridades fiscales. Luego otra llamada de un presunto empleado de banco confirmando el supuesto retiro y, finalmente, otra en la que le decían que pasaría un conocido de la “enferma” a recoger el dinero y que se lo entregara, por favor, en un sobre.

Apostados afuera de la residencia de la pensionada, policías vieron a un hombre bajar de un taxi y dirigirse a la casa de la mujer. Adentro, otros más vieron el momento en el que la anciana entregó el sobre a este sujeto, quien inmediatamente después de haberlo recibido fue aprehendido por la policía. No se han dado a conocer muchos detalles y solo se sabe que se trata de un hombre eslovaco de 47 años.

“Desafortunadamente casos como este siguen sucediendo. Los perpetradores han sido entrenados y son extremadamente hábiles. Una y otra vez hay grandes daños, algunas veces existenciales”, declararon las autoridades.

La policía ha aprovechado este episodio para alertar a la población sobre el incremento de estas llamadas (a las que en México, tristemente, estamos acostumbrados, aunque acá se extorsiona con un presunto secuestro). Así, la policía de Hamburgo emitió un comunicado en el que se lee: “Sospecha de personas que fingen ser familiares o conocidos en el teléfono … No te dejes presionar aun en el caso de una pretendida emergencia … ¡Cuelga ante la menor duda!”

Es el mismo consejo que las autoridades en México nos han dado durante años: no te dejes embaucar y cuelga.

Más información dw.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net