Imprimir
Visto: 231
Carros de compra

 

Dos mujeres, madre e hija, fueron sentenciadas este lunes en un tribunal de cuantía menor en Sídney, Australia, por el enfrentamiento que tuvieron con otra mujer en un supermercado por un paquete de papel de baño.

Los hechos ocurrieron el 7 de marzo en una tienda de autoservicio en el sur de Sídney, entre Treiza Bebawy, de 61 años, y su hija Meriam de 23 años y Tracey Hinckson, de 49 años, cuando la última saco del carrito de la compra de las Bebawy un paquete de los ocho paquetes de papel de baño que llevaban, justo en el momento en el que la escasez de papel de baño empezaba en Australia.

Cuando Meriam se dio cuenta de lo sucedido, fue tras Tracey Hinckson, le arrebató el paquete de papel de baño y los gritos, forcejeos y golpes comenzaron. Treiza siguió a su hija en la agresión. “Acción en el pasillo 10” describió el juez la escena.

El suceso no escapó a la cámara del celular de un espectador que vio en el evento la oportunidad de sus cinco minutos de fama y mostrar al mundo lo que no necesitábamos ver: mujeres peleando por un paquete de papel de baño en medio de una pandemia.

Madre e hija fueron procesadas por la refriega y por escandalizar y este lunes el juez Peter Bugden del tribunal local de Bankstown dictó la sentencia más indulgente del catálogo de sanciones: una Orden de Libertad Condicional de 12 meses para cada una, para Meriam con condena y para su madre sin condena.

Estas Ordenes implican el cumplimiento de ciertos requisitos y condiciones impuestas por el juez por el plazo señalado y tienen el beneficio de que una vez que han sido cumplidas no se archivan como antecedentes penales, no tienen consecuencias en caso de infracciones de tránsito y no se impone una multa. Generalmente los jueces establecen estas sentencias en caso en que las conductas no fueron muy graves y la persona no tiene antecedentes penales y ha presentado buena conducta de forma regular.

Al dictar sentencia, el juez Bugden dijo que aunque la conducta no tuvo mucha trascendencia en cuanto a lesiones, por ejemplo, madre e hija “actuaron de una forma que dio origen al escándalo” encontrándolas culpables de causar escándalo.

Dijo que Meriam estaba "decidida, arrebatando el paquete de papel higiénico de la mano de la otra persona" con tanta fuerza que el paquete se rompió, mientras que su madre, que dirige una guardería comunitaria, "hizo un par de golpes".

Aunque coincidió en que la respuesta de obtener de regreso el producto tomado fue natural, explicó que la conducta de Meriam fue excesiva: “Lo que Meriam Bebawy hizo fue tomar la ley en sus propias manos”, dijo el juez. “Se acercó, ella arrancó – sus manos arrancaron el paquete papel de baño de las manos de la señora Hinckson”, concluyó el juez condenando a la hija.

El juez Bugden coincidió con el argumento del abogado de la defensa de que la actuación de Treiza fue de proteger a su hija y por ello no condenó a la madre.

Madre e hija no estuvieron presentes en el tribunal al dictarse sentencia, pero sus abogados ya hicieron saber que presentaron una apelación que está prevista para ser escuchada en una Corte de Distrito el 14 de agosto.

Más información smh.com.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net