Mazo judicial

 

Emna Charki es una bloguera tunecina de 27 años que ha sido multada y sentenciada a prisión por haber publicado un escrito sobre el COVID-19 siguiendo el estilo del Corán, libro sagrado del islam.

El poema por el que fue procesada fue publicado en su perfil de Facebook el 4 de mayo bajo el título de Corona Surah y en él hace un llamado a las personas a seguir las indicaciones de la Organización Mundial de la salud, OMS, de lavado frecuente de manos y distanciamiento social.

“No hay diferencia entre reyes y esclavos, sigue la ciencia e ignora las tradiciones”, escribió Emna en un pasaje de su Corona Surah.

Para las autoridades, esta publicación es ofensiva a la religión e incitadora al odio y por estos delitos un tribunal en Túnez la sentenció a seis meses de prisión y al pago de una multa equivalente a unos 750 dólares estadunidenses.

Emna Charki, quien no ha sido detenida, declaró a los medios que planea apelar esta sentencia. “En un país de libertad, donde la Constitución garantiza la libertad de expresión … y los derechos de las mujeres, ellos me condenan, una mujer libre en mis creencias”, declaró a los medios la bloguera desde su casa.

Esta sentencia, como es de esperarse, ha sido ampliamente condenada por varias organizaciones y políticos que han hecho un llamado a las autoridades judiciales a analizar detenidamente el caso y a revertir la sentencia.

“Esta sentencia es un duro golpe para la libertad de expresión en Túnez. Tendrá un escalofriante efecto al disuadir a otros de atreverse a expresar sus opiniones en línea”, declaró Amna Guellali, directora regional para el Medio Oriente y Norte de África de Amnistía Internacional. “En primer lugar, Emna Charki nunca debió haber sido procesada. En su lugar, las autoridades debieron abrir una investigación sobre las amenazas de violación y muerte que ella ha recibido como respuesta a su publicación.”

Por su parte, la exparlamentaria Bochra Belhaj Hmida, dijo sobre este caso: “Después de todo lo que la juventud de Túnez ha hecho por este país, el hambre de libertad que ellos han mostrado, es increíble que las decisiones todavía se tomen con base en obsoletas leyes contrarias a la libertad.”

Fue esta juventud ansiosa de cambios la que llevó a la presidencia a Kais Saied, jurista de 61 años y quien se desempeñara profesionalmente como catedrático de Derecho. Sabían, sin embargo, que se trata de un hombre profundamente conservador y que en su agenda política no era prioridad la protección de los derechos de las mujeres, de los homosexuales ni otras libertades. Sin embargo, optaron por sus promesas de acabar con el desempleo y de un equitativo reparto de la tierra.

Más información middleeasteye.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net