Sama El-Masry

 

Este sábado, un tribunal de delitos menores de El Cairo, Egipto, condenó a tres años de prisión por indecencia a la bailarina Sama El-Masry por videos y fotografías que subió en su cuenta de Tik Tok y en otras redes sociales que, según la fiscalía, son sexualmente sugerentes.

Sama El-Masry fue arrestada en abril por incitar al libertinaje e inmoralidad por las fotografías y videos que la bailarina de 42 años dice que fueron subidas a redes desde su teléfono sin su consentimiento.

Con fundamento en una ley de vigilancia cibernética que confiere amplias facultades a las autoridades egipcias para vigilar la red, varias mujeres han sido arrestadas por los mismos delitos que Sama El-Masry y están esperando ser procesadas.

El tribunal de El Cairo concluyó que con las imágenes compartidas en redes sociales, la bailarina de la danza del vientre corrompió valores familiares y morales de Egipto, cometiendo actos de inmoralidad.

La denuncia en contra de la bailarina fue presentada por John Talaat, un parlamentario que está detrás de las denuncias a otras mujeres que usan TikTok y otras redes sociales como medio de expresión. “Hay una gran diferencia entre la libertad y el libertinaje”, declaró este “paladín de la moralidad” a la Fundación Thomas Reuters, agregando que El-Masry y otras influencers egipcias están destruyendo los valores familiares y tradiciones egipcias con actividades prohibidas en la Constitución y en las leyes secundarias.

La sentencia dictada a Sama El-Masry impone tres años de prisión y el pago de una multa de 300,000 libras egipcias, equivalentes a unos 18,500 dólares estadunidenses. La bailarina anunció que apelará el veredicto.

Según Entessar el-Saeed, abogada de derechos humanos orientada a defender los derechos de las mujeres y directora del Centro para el Desarrollo y la Legalidad de El Cairo, los delitos bajo los cuales se han iniciado procedimientos por compartir fotos y videos en redes sociales tienen como único objetivo a las mujeres. “Nuestra conservadora sociedad está luchando con los cambios tecnológicos que han creado un ambiente y formas de pensar completamente diferentes.”

Por este conflicto que en palabras de la abogada supone un nuevo ambiente, se han procesado casos que caen en lo absurdo, como la condena a la cantante Sherine por un video antiguo en el que, a juicio de las autoridades, “insultó” al Río Nilo por bromear en el escenario respecto de una de sus canciones más famosas titulada “¿Has bebido del Nilo?”. En el escenario ella dijo: “Te daría esquistosomiasis”, una enfermedad parasitaria contra la que el gobierno de Egipto ha estado combatiendo por la contaminación de las aguas del Nilo, y agregó “Mejor toma Evian”.

En otro caso igual de absurdo, en febrero de 2019 un tribunal condenó a un año de prisión y al pago de una multa de 3,000 libras egipcias (US$168) a Mohamed al-Gheiti un presentador de televisión que transmitió en su programa de televisión una entrevista a un homosexual.

Y mientras las mujeres son perseguidas por libertinas e inmorales, un estudio realizado por la ONU en 2013 indicaba que el 99.3 por ciento de ellas ha sufrido algún tipo de acoso en Egipto. Pese a esa cifra altísima el acoso sexual fue tipificado como delito por primera vez en 2014, imponiendo sanciones de un mínimo de seis meses de prisión y multas de hasta 3,000 libras egipcias.

Abrir brecha nunca es fácil, pero son varias mujeres que están tratando de cambiar las obtusas mentalidades masculinas (y algunas femeninas) y la doble moral sobre lo que ellos pueden hacer, pero ellas no.

Más información allafrica.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imágenes scoopempire.com