Imprimir
Categoría: Lo Absurdo en el Derecho
Visto: 267
powered by social2s
Menú de Garuda escrito a mano

 

Un popular crítico de viajes de Indonesia que comparte sus experiencias en redes sociales podría enfrentar a la justicia de su país por haber compartido en su cuenta de Instagram la fotografía del menú escrito a mano que le entregaron durante un vuelo que hizo con la línea aérea nacional indonesia Garuda.

Rius Vernandes, el v-logger metido en el ojo del huracán, viajó el sábado pasado con su pareja de Sídney, Australia, a Denpasar, capital de Bali, Indonesia, en un vuelo de Garuda, en clase ejecutiva, donde le entregaron una hoja con el menú escrito a mano. Él tomó una fotografía del menú y lo subió a Internet con la leyenda: “El menú aún se está imprimiendo, señor”.

La fotografía pronto se hizo viral y las burlas a Garuda, como era consecuente, no se hicieron esperar. Así que la aerolínea sintió que debía reaccionar adecuadamente a la situación y tomó dos decisiones que le han valido aún mayores críticas. Primero, denunciar a Rius Vernandes por difamación. Segundo, anunciar su nueva política según la cual está prohibido que pasajeros o personal tomen imágenes dentro de sus aviones.

La segunda decisión, la de prohibir que se tomaran fotografías o video en sus aviones, logró que la noticia (y la foto del menú) saliera del acontecer nacional de Indonesia y llegara a la esfera mundial, en donde más personas han podido criticar a la empresa y burlarse ya no sólo del menú, sino de la nueva política.

Quizá por lo anterior, Ikhsan Rosan, secretario corporativo de Garuda, anunció este jueves que la política no estaba finalizada y que no debía haberse hecho pública y anunció que “las personas aun pueden tomar fotos para su propio uso, en tanto no molesten a otros pasajeros” (habrá que leer entrelíneas).

Respecto de la primera decisión, Rius Vernandes compartió en su cuenta de Instagram copia de los sobres en donde se incluía la notificación de que él y su pareja han quedado sujetos a proceso por presunta difamación con fundamento en la estricta ley de transacciones electrónicas.

Esta es una ley que tipifica como delito diferentes conductas en la red y que, como suele suceder, ha sido usada para perseguir opositores y críticos al gobierno. En el caso de Vernandes y de su pareja el delito es difamación al haber compartido en Internet una fotografía que menoscaba la imagen de una empresa estatal, Garuda.

Así, por ejemplo, el mes pasado un tribunal condenó a un año de prisión al músico y opositor Ahmad Dhani por haber llamado en su blog “idiotas” a sus rivales. Otra crítica del gobierno y escritora fue sentenciada a dos años de prisión por haber mentido sobre moretones en la cara que dijo habían sido hechos por una golpiza cuando fueron producto de una cirugía estética.

No sabemos qué va a pasar con Rius Vernandes. Por lo pronto la investigación sigue en curso, como lo compartió en su cuenta de Instagram pidiendo apoyo a sus seguidores y a los demás influencers de Indonesia: “Espero que puedan ayudarme compartiendo y apoyándome en este problema porque no quiero ver que, en el futuro, cuando haga una crítica de algo, una crítica constructiva, podamos ser perseguidos penalmente”.

Ya veremos si la pésima publicidad a Garuda por este incidente logra también que se retiren los disparatados cargos en contra de Vernandes.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de theguardian.com

powered by social2s