Torre de iglesia

 

Un tribunal del poder judicial de Tasmania, Australia, condenó a dos hermanos a pagar casi 2 millones de dólares australianos por impuestos no pagados desde 2011 (1.2 millones de dólares estadunidenses). La negativa a pagar impuestos radica en que, dicen, los impuestos son contrarios a la voluntad de Dios.

Se trata de Rembertus Cornelis Beerepoot y su hermana Fanny Alida Beerepoot, ambos de Tasmania, en donde tenían una granja que perdieron en 2017 por no haber pagado 3,000 dólares que debían bajo el pretexto de que la tierra es de Dios.

En esa ocasión escribieron al Consejo de la ciudad: “Creemos que nuestro Padre celestial es soberano y que Él reina hoy, por eso lo adoramos a Él y solo a Él para que su voluntad se establezca en la tierra".

“Nos está pidiendo que reverenciemos a un falso dios y es algo que no podemos hacer”, concluyeron en esa ocasión los hermanos perdiendo así su finca.

Los pagos relativos a su granja no fueron los únicos que dejaron de hacer. Así, también decidieron que no pagarían los impuestos y por no haber pagado unos 930,000 dólares en impuestos quedaron sujetos a proceso.

Durante el juicio, los hermanos Beerepoot alegaron que pagar impuestos es una forma de propiedad y que la propiedad no le corresponde a la federación australiana. “La propiedad está en manos de Dios todopoderoso y es a él a quien servimos", declararon al juez del tribunal fiscal. "Al Commonwealth de Australia no se le ha otorgado el poder de propiedad porque eso está investido en el Dios todopoderoso".

Argumentaron que obligar a las personas a pagar impuestos debilita su dependencia hacia Dios lo que trae como consecuencia “maldiciones…en la forma de sequías e infertilidad”.

“Trasladar nuestra fidelidad de Dios al Commonwealth sería como rebelarse en contra de Dios y, por tanto, romper el primer mandamiento”, declaró Rembertus Cornelis según fue citado por medios locales.

El juez asociado Stephen Holt declaró que cree sinceramente que los Beerepoot tienen una fe genuina, pero les dijo que si mostraban algún pasaje en la Biblia en el que se declarara que no hay que pagar impuestos, daba por terminado el proceso.

“Desde mi punto de vista, la Biblia dice que los asuntos civiles y los de Dios funcionan en dos esferas diferentes”, concluyó el juez citando el famoso pasaje de “dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.

Fanny Alida fue condenada a pagar 1.17 millones de dólares australianos y Rembertus Cornelis 1.16 millones que cubren el impuesto debido, sanciones administrativas e intereses generales, además de otros costos.

Pese a que perdieron su finca por no pagar derechos, al parecer los hermanos son propietarios de una cafetería cerca de la villa rural de Chudleigh, también en Tasmania. No han perdido esta fuente de ingresos porque una persona que se mantiene en el anonimato pagó los derechos del negocio en 2017, pero es posible que la mano amigable de Dios esta vez no llegue a liberarlos de la millonaria deuda que ahora tienen encima.

Más información bbc.com / news.com.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net