Pez dorado

 

Un tribunal en Exeter, Inglaterra, encontró culpable de crueldad animal a un hombre que, en afán de hacerse el gracioso frente a sus amigos, se tragó vivo un pez dorado y lo acompañó con un tarro de cerveza.

Se trata de Josh Coles, de 27 años, quien en septiembre de 2018 en la feria de Bridgewater, conocida también como The Guy Fawkes Carnival, tomó al pez, lo puso en su boca y lo tragó ayudándose con un tarro de cerveza. Todo el evento, como lo dictan los tiempos modernos, fue filmado, este por la novia de Coles, y compartido en la red.

Para sorpresa de Josh Coles, podador profesional de árboles, fue detenido por la policía e imputado por crueldad animal y por poner en riesgo a una especie protegida. Durante la investigación, Coles no cesó de repetir que se trataba sólo de un pez.

Durante la audiencia del caso, el abogado de la defensa explicó que Coles fue diagnosticado con el ya más que usual Síndrome de Atención Dispersa e Hiperactividad, además de depresión y ansiedad, enfermedades mentales que aquejan a un gran porcentaje de la población.

La fiscal Lindi Meyer explicó que Coles fue incitado por otras dos personas que reían de su ocurrencia, pero que terminó por ocasionar la muerte de un ser vivo pues, como lo explicó al tribunal el veterinario David Martin, el pez estaba vivo cuando Coles se lo metió en la boca.

Por su ofensa, Josh Coles fue sentenciado a prestar 200 horas de trabajo no pagado a favor de la comunidad, además de una “rehabilitación” de cinco días. Adicionalmente, fue condenado a pagar una multa de 300 libras esterlinas, más 85 libras esterlinas como reparación del daño a la víctima.

Adicionalmente, Josh Coles no podrá ser el feliz propietario de peces durante los siguientes cinco años.

La ocurrencia de este hombre, desde luego, no es novedosa. Otros, en el afán de atraer visitantes a sus sitios de videos han hecho lo mismo. Así, en diciembre de 2017 la policía de Sídney, Australia, anunció que iniciaban investigación respecto de un sujeto que se comió vivo a un pez dorado y que luego publicó el video en su sitio de YouTube. En Australia, como en Inglaterra, se cometió un delito por crueldad animal, pues aunque “sólo” sea un pez, es un ser vivo y sintiente.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net