Imprimir
Categoría: Lo Absurdo en el Derecho
Visto: 333
Hombre en camilla con máscara de oxígeno

 

Shirell Powell durante varios días creyó estar cuidando a su hermano agonizante. Al informarle los médicos que el paciente presentaba muerte cerebral,  ella ordenó que fuera desconectado del respirador. Al final descubrió que ese paciente no era su hermano, por lo que decidió demandar al hospital.

En la demanda presentada contra el hospital público San Barnabás ante la Corte Suprema del Bronx, Nueva York, Estados Unidos,  se explica que el 15 de julio de 2018 recibió una llamada del nosocomio, informándole que su hermano, Frederick Williams, había ingresado en estado inconsciente. Williams ya había sido paciente del hospital por lo que contaban con su información de contacto para caso de emergencias.

Al acudir al hospital, Powell pudo observar que el paciente estaba entubado y tenía un collarín. Al principio no creyó que fuese su hermano porque se veía más grande físicamente, pero el hospital lo atribuyó a la hinchazón. “Estaba un poco hinchado, pero se parecía mucho a mi hermano”, explica la mujer.

Dos días más tarde se le informó que su hermano menor había sufrido severo daño cerebral como resultado de una sobredosis de narcóticos y que sería trasladado al hospicio del mismo hospital.

Una de las dos hijas de su hermano, de 17 años, viajó a Nueva York para acompañarla en el cuidado de Williams.

Powell y su sobrina permanecieron al lado de quien creía era su hermano desde el 17 de julio hasta el 29 de ese mes cuando autorizó desconectarle del respirador y murió rodeado de Powell y sus familiares.

Powell pidió que se le practicara una autopsia. De acuerdo con la demanda, el hospital identificó con la Oficina del Médico Forense al muerto como Frederick Williams, pero el 16 de agosto el forense identificó el cadáver como Freddy Clarence Williams.

“Frederick Williams y Freddy Clarence Williams son personas diferentes”, establece la demanda.

Powell supo después que su hermano estaba en la prisión municipal de Riker desde el 1 de julio del 2018 y algunos meses después asistió a una audiencia de Frederick en la Corte Suprema de Manhattan para verle.

“Vi a mi hermano y no lo podía creer”, ha señalado la mujer que también ha podido conversar con su hermano menor.

De acuerdo con la demanda, Powell reclama graves daños emocionales que alega ocurrieron por la negligencia del hospital

Más información washingtonpost.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net