Imprimir
Categoría: Lo Absurdo en el Derecho
Visto: 407
powered by social2s
Manos pagando dinero

 

Ante la Corte de Distrito de Dunedin, Nueva Zelanda, se desarrolla el proceso en contra de una mujer de 42 años acusada de haber defraudado más de 20,000 dólares neozelandeses a una anciana de 94 años. Durante la audiencia de esta semana, la acusada ofreció pagar 20 dólares semanales hasta completar el monto robado.

Las dos mujeres, ninguna de las cuales puede ser nombrada, se conocieron en 2009 cuando la mujer joven fue contratada como ayuda doméstica para la mujer mayor durante su recuperación de una cirugía. Terminado este contrato, las mujeres decidieron seguir la relación de manera informal.

Hasta el 2014 la mujer mayor administró personalmente sus finanzas, pero a partir del otoño de ese año la mujer a su servicio tuvo acceso a su cuenta bancaria. Inicialmente sólo dispuso de dinero para cubrir las necesidades de su empleadora, pero después empezó a disponer de dinero para pagar su despensa y comprar muebles, ropa, electrodomésticos, e incluso cremas para el cuidado de la piel con valor de 344.86 dólares neozelandeses, unos US$234.

La familia de la anciana descubrió el desfalco de los más de 20,000 dólares neozelandeses, US$13,500, casi una tercera parte de sus ahorros, en 2017 después de que una cuenta de electricidad no fuera pagada, e iniciaron las averiguaciones.

En representación de la fiscalía, la abogada Catherine Ure expuso al juez Michael Turner, que la víctima era vulnerable por su edad y estado de salud, y que debido a esa vulnerabilidad la acusada incurrió en “una grave traición a la confianza”. Dijo que ahora la anciana, quien estuvo presente en el tribunal, vive en una residencia para personas de la tercera edad.

En su defensa, la acusada ofreció regresar el monto robado, pero pagando 20 dólares a la semana. Su abogado Andrew Dawson explicó que su representada estaba tratando de sostener a su familia de cuatro hijos y que no se estaba dando una vida de lujos.

El ofrecimiento, sin embargo, fue encontrado como “hueco” por el juez Turner, quien le ordenó presentar una mejor propuesta de pago porque, de no reintegrar la cantidad robada, lo más probable es que vaya a prisión.

El juez decidió posponer la sentencia hasta que el asunto financiero quede resuelto.

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s