Anillos matrimoniales

 

La pelea entre excónyuges por un fondo de pensiones ha terminado con una decisión de la Suprema Corte de Irlanda, después de 16 años de enfrentamiento judicial que dejaron a los litigantes no sólo extenuados sino endeudados y enfrentando problemas financieros.

El enfrentamiento entre los litigantes inició en 2002 cuando durante el divorcio se enfrentaron por varias cuestiones, entre ellas la custodia de sus hijos, entonces menores de edad.

La discusión pronto se volcó sobre el fondo de pensiones del exesposo, estimado en 800,000 euros. En 2013 el Tribunal Superior irlandés concedió a la exesposa el 80 por ciento del fondo con la mitad de la suma pagada inmediatamente.

El hombre apeló la decisión, pero algunos pagos le fueron hechos a la mujer durante el proceso, de tal forma que las partes siguieron contendiendo el 40 por ciento del fondo de pensiones.

El asunto llegó hasta la Suprema Corte, donde este martes un panel de tres magistrados decidió que el 75 por ciento de la cantidad restante se entregara a la mujer, notando que ambos habían llegado a esta parte del proceso con la salud deteriorada y argumentando tener muchas deudas.

La mujer expuso que de los 220,000 euros que le pagaron, la mayoría se fue en gastos legales. Adujo que la casa que compartieron como matrimonio fue vendida y que ahora vive con “un amigo platónico”. Ella no tiene bienes ni ingresos y una herencia que esperaba recibir por un millón de euros ha sido contendida por miembros de su familia.

El hombre expuso que desde 2013 su salud y situación financiera se han deteriorado, que actualmente tiene muchas deudas y que es insolvente. Dijo que la mujer había gastado unos 15,000 euros en un auto y cirugías cosméticas y argumentó que en total ya había pagado a la exesposa unos 300,000 euros como pensión.

Los magistrados, atendiendo a la Ley de Divorcios que dispone que se debe hacer una “división apropiada” de los bienes según las circunstancias, concedieron el 75 por ciento a ella y el 25 por ciento a él ponderando que el hombre tiene un lugar que le pertenece donde vivir.

Al dictar su decisión, los magistrados notaron que, si bien las partes estuvieron representadas por abogados en el procedimiento de 2013, a este proceso llegaron sin abogados, representándose ellas mismas. Así, mucho dinero se fue en gastos judiciales cuando pudieron haberlo gastado en ellos si hubieran llegado a un acuerdo desde el principio.

En lo único en que ambos exesposos estuvieron de acuerdo durante el proceso fue en el exorbitante monto de los honorarios de los administradores de los fondos de pensiones que llegaron hasta 40,000 euros de lo que cada uno pagó 20,000 euros.

Esta pareja, ambos en la década de sus años 60, lleva más de 20 años litigando su divorcio, quizá más de lo que duró el matrimonio, y son una muestra clara que una de las formas más rápidas de llegar a la pobreza es un mal divorcio.

Más información irishtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net