Imprimir
Categoría: Lo Absurdo en el Derecho
Visto: 344
powered by social2s
Pastel relleno

 

Una juez británica concedió la razón a una empresa que produce brownies hechos con dátiles y salvado de arroz integral y al calificarlos como pasteles y no como dulces, las eximió del impuesto al valor agregado, VAT por sus siglas en inglés, abriendo la puerta para que pidan la devolución de 300,000 libras esterlinas.

La controversia llegó a los tribunales en 2016 cuando la empresa Pulsin argumentó que su producto Raw Choc Brownie no era suficientemente dulce como para entrar en la lista de productos que pagan el VAT. De esta forma, pedía la exención del impuesto y la devolución de lo pagado.

Si bien la juez Amanda Brown de un tribunal de Gloucestershire, donde está el domicilio de la empresa, negó el argumento de dulzura, concluyó que comparado a otros pastelillos los brownies de Pulsin no son confitería y se pueden asemejar a un pastel.

La clasificación es importante porque los pasteles se consideran alimentos básicos y por tanto tienen tasa cero del VAT, a diferencia de los productos clasificados como dulces. Así, por ejemplo, las galletas tienen tasa cero a menos que se clasifiquen con productos de lujo cuando tienen una cubierta de chocolate.

Para la juez Brown, los ingredientes, el proceso de fabricación, la textura y el sabor hace más semejantes los brownies de Pulsin a un pastel.

“Con el aumento de los índices de obesidad, la gente busca pasteles diferentes en su naturaleza a aquellos de 1970”, dijo la juez en su resolución. “Al lado de un pastel esponjoso Victoria tradicional, un french fancy (pastel cubierto con fondant) y una rebanada de un eclair de vainilla o chocolate, los productos parecen fuera de lugar.

“Sin embargo, puesto al lado de un plato de brownies o, por ejemplo, en un juego de cricket o té deportivo, donde es más probable que los pasteles comprados y envueltos individualmente se sirvan en un plato, los productos no se destacarán como inusuales”, concluyó la juez.

Si bien existe un antecedente semejante presentado por una empresa de bizcochos de chocolate, no se había clasificado como pastel a algo diferente de un pastel tradicional por lo que se desconoce si la decisión de la juez Brown se sostenga en instancias superiores. En el caso citado, el tribunal concluyó que los contendidos Jaffa Cakes, aunque tenían ciertas características de pastel, su forma y empaque es el de un bizcocho y no están hechos para comerse con tenedor, como un pastel tradicional, sino con la mano, características semejantes al del brownie de Pulsin.

Sin embargo, de mantenerse esta decisión y no ser apelada por el servicio tributario británico, Her Majesty's Revenue and Customs, HMRC, Pulsin podría solicitar la devolución de casi 300,000 libras esterlinas de VAT que ha estado pagando.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s