Avión en vuelo

 

Esta semana el gobierno de Nueva Zelanda detuvo a un joven australiano que al haber hecho un comentario estúpido abordo de un avión, hizo que la aeronave regresara a la puerta de embarque y se efectuara un operativo de seguridad.

El comentario de “tengo una bomba” fue hecho por Meke Fifita, un australiano de 19 años que viajaba de Tonga a Sídney, haciendo escala en el aeropuerto internacional de Auckland, Nueva Zelanda. Fifita hizo su “broma” cuando el avión estaba por tomar pista para despegar rumbo a Sídney.

Por protocolo de seguridad, el piloto decidió regresar a la puerta de embarque donde personal de seguridad efectuó un operativo y arrestó a Meke Fifita, quien fue imputado por haber infringido la Ley de Aviación Civil al haber proporcionado información falsa respecto de la seguridad de la aeronave.

El jueves, un día después de detenido, Fifita fue presentado ante la juez Anna Johns de la Corte de Distrito de Manukau.

Como defensa, la abogada Jane Northwood calificó el incidente como “el evento más gravemente estúpido de la historia”, pero dijo que su representado estaba verdaderamente arrepentido. “Nunca he conocido a nadie más angustiado o arrepentido y abrumado”, declaró la abogada.

Como parte del proceso, la abogada Northwood pidió que se sentenciara inmediatamente al joven, argumentando que estaba preocupada por su bienestar al estar solo en Nueva Zelanda e ingresado en un penal.

Al ser ciudadano australiano y por acuerdos con Nueva Zelanda, Fifita podía ser sancionado con una multa o con pena de prisión. La juez Johns dijo que no podía ejecutar una multa, pero que podía deportarlo y ordenar el pago de una suma de reparación, misma que fue fijada en 3,000 dólares neozelandeses y que el papá de Fifita pagó desde Sídney.

“Cualquiera con medio cerebro hubiera entendido que esto no era una cosa graciosa dados los tiempos en que vivimos”, dijo la juez, quien explicó que las acciones del joven australiano han costado probablemente decenas de miles de dólares a los contribuyentes neozelandeses por el operativo de seguridad desplegado y por el retraso del vuelo.

Personal del departamento de migración estuvo presente en el tribunal para arreglar el regreso de Fifita y su “medio cerebro” a Sídney, Australia.

Más información smh.com.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net