Imprimir
Categoría: Lo Absurdo en el Derecho
Visto: 506
powered by social2s
Salón de clases vacío

El caso llevado ante tribunales por un estudiante de periodismo de la Universidad Monesh de Melbourne, Australia, fue desechado y no obtuvo lo que quería: que le revirtieran una nota reprobatoria obtenida en un proyecto.

El estudiante Chinmay Naik, de 23 años, decidió llevar a juicio a la universidad cuando en 2017 lo reprobaron por un proyecto que se trataba de presentar en video algún tema de interés social en el estado de Victoria.

Como tema del proyecto eligió la percepción que algunos habitantes tienen sobre cierta raza de perros, en particular los galgos o greyhound.

“Trataba de los estereotipos negativos alrededor de ciertos tipos de perros, como los galgos, cómo las personas los perciben y cómo deberían ser aceptados”, dijo a los medios Chinmay Naik al salir del tribunal el mes pasado.

Chinmay Naik fue reprobado una primera vez y luego una segunda cuando pidió una reconsideración. No conforme con ese resultado llevó su queja ante la Comisión de Derechos Humanos, pero sin obtener el resultado deseado. Fue entonces cuando presentó su caso ante los tribunales sin haber dejado muy claro qué quería.

Durante la audiencia del mes pasadoChinmay Naik, quien se representó, expuso ante la juez Melinda Richards que creía que el mismo examinador había revisado las dos ocasiones su proyecto, reclamando que la universidad no había cumplido con los protocolos de revisión.

Además, dijo, había solicitado tiempo extra para presentar el trabajo por un impedimento, pero no le fue concedido lo que lo dejó con un tiempo reducido para cumplir con el trabajo.

Después de haber escuchado su exposición, la juez Richards le dijo que no estaba segura de que tuviera la capacidad de otorgarle lo que quería.

“Mi punto de vista preliminar es que lo más que puedo hacer es ordenar a la universidad la reevaluación del ensayo en video”, dijo la juez.

Por su parte, los abogados de la universidad pidieron que se resolviera la controversia sin juicio alegando que los argumentos eran muy débiles.

Al entregar su veredicto el pasado viernes, la juez dijo a Chinmay: “Te animo a seguir adelante”, recordándole que “no es el fin del mundo” reprobar una asignatura y que solo le falta pasar una materia para ser periodista.

“Entiendo que estarás decepcionado con este resultado”, le dijo la juez y además de no concederle una revisión del proyecto, lo condenó a pagar 8,000 dólares australianos por los gastos legales en que incurrió la universidad.

“Tengo dificultades financieras y no voy a poder pagar los costos”, dijo el estudiante ante el tribunal.

Chinmay Neik sostiene que, aunque “a veces las cosas no salgan como tu quieres, no significa que estás mal”, y por eso presentó su caso también a consideración de la Comisión de Victoria de Equidad de Oportunidades y Derechos Humanos y al Tribunal Civil y Administrativo de Victoria el que difirió cualquier resolución en espera de este veredicto.

Sin duda, la tenacidad es la característica que define a este estudiante.

Más información smh.co.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s