Imprimir
Categoría: Lo Absurdo en el Derecho
Visto: 433
powered by social2s
Lamborghini

La zaga del turista británico que en tres horas se ganó una multa de 46,000 dólares por conducir a exceso de velocidad el Lamborghini Huracan que rentó en Dubai, finalmente ha terminado y el turista ya está de regreso en su casa en Gales, Reino Unido.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 31 de julio, entre las 2:30 y las 6:00 de la mañana, cuando los radares marcaron doce infracciones cometidas a lo largo de la avenida Shaikh Zayed, paralela a la costa, por conducir a 240km/h, por encima del límite de velocidad. El vehículo, un Lamborghini Huracan que en su modelo 2018 tiene un valor de casi 354,000 dólares, era conducido por Farah Hashi de 25 años.

El propietario de la agencia de renta de autos declaró que las multas fueron impuestas al vehículo y no al conductor, aunque la policía sí detuvo al conductor por la conducción imprudente del vehículo y por la denuncia presentada por la agencia para hacer frente a la deuda.

Eventualmente, Farah Hashi llegó a un acuerdo con la policía y con la agencia de renta de autos para pagar 117,000 dírham (US$31,858) de la multa de 175,000.

El joven e imprudente turista pensaba que hecho el arreglo se le permitiría partir de regreso a su hogar, pero no fue así. Mohammed Ibrahim, administrador de la agencia de renta de autos presentó una nueva denuncia ante la policía exigiendo que Hashi le pagara, además, 50,000 dírham extras por el tiempo que el vehículo estuvo detenido en el estacionamiento del hotel de lujo en que se hospedaba ubicado en Palm Jumeirah, la más pequeña de las islas artificiales de Dubái.           

“Yo perdí dinero mientras el vehículo pasó varios días estacionado enfrente del hotel”, declaró a los medios Mohammed Ibrahim. “Él rentó el auto por tres días y lo regresó después de 16. Rentar esos vehículos cuesta 3,500 dírham por día (US$953).”

Debido a la denuncia presentada, Farah Hashi no podía abandonar el país por lo que fue detenido por la policía cuando intentó abordar un avión razón por la cual pasó dos semanas de arresto domiciliario.

“Él no pagó las 50,000 dírham. Le di un descuento en la renta. Nosotros tratamos de resolver el asunto, lo resolvimos bien y lo dejamos ir”, declaró a The National Mohammed Ibrahim respecto de su denuncia por la deuda por pérdida de ingresos, pero sin haber revelado el monto del descuento.

Ahora se sabe que, tras unas vacaciones que costaron y duraron mucho más de lo planeado, Farah Hashi pudo regresar a su casa en Gales la semana pasada, probablemente avergonzado y seguramente muy endeudado.

Más información thenational.ae

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s