Cuatro adolescentes fueron citados para comparecer a una audiencia judicial en Utah, Estados Unidos, el próximo 17 de noviembre tras haber sido acusados por la policía de conducta escandalosa.

¿Cuál fue el escándalo? Ordenar su comida a ritmo de Rap en un McDonald´s.

Estos jóvenes compusieron la letra de acuerdo con una canción de Rap y frente al mostrador la cantaron primero a ritmo rápido y luego despacio.

Pero a los empelados del restaurante no les gustó la pieza musical y les pidieron que abandonaran el local porque estaban deteniendo a la fila.

Pero lo que fue una clásica broma estudiantil, llegó a la policía porque los empleados del local dijeron sentirse amenazados por los improvisados raperos y los acusaron no solo de haber cantado, sino también de haber proferido palabras altisonantes.

Los hoy acusados se defienden argumentando que no amenazaron a nadie y que uno de ellos sí dijo una mala palabra, pero que no iba dirigida contra nadie en particular.

Por lo pronto un juez revisará el caso para determinar si se trató de una broma típica de adolescentes o si fueron amenazas contra la integridad física de los empleados del local.

Fuente Ksl.com

 

miabogadoenlinea.net