El miércoles de la semana pasada, una coalición de más de 50 organizaciones agrupadas bajo el nombre Guidizio Universale, Juicio universal, anunció que planea presentar una demanda en contra del gobierno italiano por las inadecuadas políticas de acción climática.

 

Ante la Corte de Circuito del Noveno Distrito de los Estados Unidos, el martes de esta semana el panel de tres jueces volvió a escuchar las razones para proceder o desechar la demanda presentada en 2015 por veintiún jóvenes en contra del gobierno por su falta de acción respecto del cambio climático.

 

Este miércoles 5 de junio, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente, INTERPOL emitió una alerta roja e hizo el llamado público para ayudar a la localización y detención de los siete criminales en materia de medio ambiente más buscados en el mundo.

 

A partir de abril de 2020 nuevas restricciones al uso de popotes, agitadores de plástico y cotonetes de plástico serán introducidas en Inglaterra, según anunció el ministro del Ambiente, Michael Gove.

 

Este martes, Yeo Bee Yin, ministra de Energía, Tecnología, Ciencias, Cambio Climático y Ambiente de Malasia dijo que los países desarrollados deben hacerse cargos de sus desechos de plástico y que por tal razón su país ha empezado a enviar de regreso los desechos que les llegan.

 

Al haber vencido el plazo sin que se presentara la apelación, se mantiene la decisión emitida en febrero pasado por un tribunal de primera instancia de no permitir el desarrollo de una mina de carbón en una localidad australiana en parte debido al cambio climático.

 

El pasado 26 de abril, una juez de primera instancia de Ecuador concedió la suspensión de la explotación petrolera en 180,000 hectáreas de tierra que son territorio ancestral de 16 comunidades de la etnia waorani de la amazonia ecuatoriana.

 

A menos de un mes de haberse abierto el espacio para recibir ideas para una nueva ley sobre el clima, se han recibido en Dinamarca 1,045 propuestas ciudadanas que podrían terminar por ser incorporadas en un proyecto de ley.

 

A la edad de 50 años falleció la abogada británica Polly Higgings quien dedicó sus esfuerzos profesionales a logar que se acepte el ecocidio como un crimen en contra de la humanidad lo que obligaría a los gobiernos a protegernos de potenciales daños ambientales ocasionados por las diferentes industrias.