Colibrí

 

Corte Constitucional de Ecuador ratificó sentencia que concede la acción de protección de reserva frente a extracción minera

El 1 de diciembre, la Corte Constitucional de Ecuador publicó la decisión que sostiene la protección del Bosque Protector Los Cedros frente a una concesión minera, confirmando que los derechos de la naturaleza protegidos en la Constitución ecuatoriana, no son “únicamente ideales o declaraciones retóricas, sino mandatos jurídicos”.

En 2008, Ecuador se convirtió en el primer país en otorgar en la Constitución personalidad jurídica a la naturaleza, Pacha Mama, promoviendo la convivencia armónica con la naturaleza mediante el cuidado de la biodiversidad, de los recursos naturales, de la biosfera y del patrimonio natural.

Pese a la aprobación de la medida, es fecha en que continúa el debate entre las actividades extractoras y el cuidado de los animales amenazados. Para analizar el estado de los derechos constitucionales, desde 2019 la Corte Constitucional ecuatoriana ha seleccionado seis casos a revisar, lo que podría ayudar a desarrollar jurisprudencia vinculante en torno a los derechos de la naturaleza.

Uno de los casos elegidos por la corte fue el del Bosque Protector Los Cedros, una de las áreas protegidas privadas más importantes de Ecuador, localizada en la provincia de Imbabura, al norte del río Guayllabamba, cerca a su confluencia con el río Magdalena.

El Bosque es considerado una de las joyas de la biodiversidad del planeta, ya que se han identificado más que 216 especies de pájaros, 180 de orquídeas y más 600 de polillas.

Pese a lo anterior se había otorgado una concesión a la empresa minera ecuatoriana Enami EP, para que explotara dos terceras partes de la reserva.

El Gobierno Autónomo Descentralizado, GAD, de Santa Ana de Cotacachi presentó el caso ante los tribunales. De esta manera, la Corte Provincial de Justicia de Imbabura otorgó la acción de protección al constatar, a través de información científica, la biodiversidad del Bosque Protector Los Cedros , estableciendo que dicho ecosistema, conforme la Constitución, es titular de los derechos a la existencia de las especies animales y vegetales, así como a mantener sus ciclos, estructura, funciones y proceso evolutivo.

En su análisis, la Corte consideró tres aspectos: Los derechos de la naturaleza y el principio precautorio; El derecho al agua ya un ambiente sano; y, La consulta ambiental. Concluyó, en aplicación del principio precautorio, que las autorizaciones administrativas emitidas por la autoridad no contaron con estudios ni evidencia científica necesaria para evitar y mitigar daños graves e irreversibles para las especies y ecosistemas, y, por tanto, a los derechos de la naturaleza, al agua y a un ambiente sano y equilibrado.

Esta decisión fue sostenida por la Corte Constitucional que aceptó la acción de protección y declaró la vulneración de los derechos de la naturaleza correspondiente al Bosque Protector Los Cedros, así como los derechos de las comunidades aledañas al agua, al ambiente sano ya ser consultadas sobre decisiones o autorizaciones que pueden afectar al ambiente. De esta forma, dejó sin efecto el registro ambiental y permisos de agua otorgados para las concesiones mineras que habían sido autorizadas.

Entrevistado por The Guardian, el doctor ecuatoriano Mika Peck, profesor titular de biología de la Universidad de Sussex, que investigó por primera vez la importancia biológica de Los Cedros a mediados de los 90, declaró sobre la importancia de esta decisión.

“Es importante que el mundo reflexione sobre los límites de la naturaleza y cuestione seriamente la efectividad de las políticas y acciones de conservación actuales”, dijo. “Los marcos de políticas que colocan a los seres humanos en contexto como parte de la naturaleza, integrados en un sistema que equilibra los derechos intrínsecos entre sujetos legítimos de la ley, en lugar de colocar a los seres humanos arriba o aparte de la naturaleza, serán una parte necesaria para abordar los graves problemas medioambientales a los que se enfrenta nuestro planeta. Esta decisión es tan importante para la naturaleza como lo fueron los Derechos del Hombre de Thomas Paine para nuestra propia especie”, concluyó, haciendo referencia a este filósofo de origen inglés, considerado uno de los padres fundadores de los Estados Unidos.

Más información corteconstitucional.gob.ec /theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net