Proyecto Lynetteholm en Copenhague

 

Organización demanda al gobierno de Dinamarca por proyecto de isla artificial en Copenhague

La organización ambientalista danesa Klimabevægelsen i Danmark anunció que ha presentado acción legal en contra del gobierno de Dinamarca por el desarrollo del proyecto Lynetteholm, una isla artificial que será construida en la capital, Copenhague.

La isla artificial de 3 kilómetros cuadrados, Lynetteholm, con un costo calculado de 2.6 millardos de euros, fue aprobada por el Folketing, parlamento danés, como un proyecto ecológico que ayudará a mitigar los efectos del cambio climático al funcionar como una barrera que evitará que la ciudad se inunde.

“Lynetteholm proporcionará una efectiva protección de las tormentas a Copenhague desde el norte y, por lo tanto, proporcionará seguridad para los ciudadanos que con mayor probabilidad experimentarán más climas extremos en las décadas venideras”, declaró el año pasado sobre el proyecto del ministro del Transporte Benny Engelbrecht.

Los grupos ambientalistas, sin embargo, tienen sus reservas. Particularmente Klimabevægelsen señala, en voz de su secretario general Frederik Roland Sandby, que no se han hecho las valoraciones de impacto ecológico adecuadas.

“Esto está siendo enmarcado como un ‘proyecto verde’. Esto no tiene nada que ver con el clima, el impacto al ambiente o el cambio climático y esa es nuestra queja”, declaró Sandby.

La isla artificial será el hogar de unas 35,000 personas y estará conectada al resto de la ciudad por un túnel subterráneo y una línea de metro. Los ambientalistas señalan que no se trata de un proyecto de mitigación, sino de uno para dar respuesta al grave problema de vivienda de la ciudad.

Tras la consulta con expertos en materia de clima y abogados, Sandby declaró que la organización está lista para presentar esta demanda en contra del gobierno danés por la decisión de avanzar con este proyecto.

“Lo que hemos hecho es quejarnos con la Unión Europea porque hay regulaciones de la Unión Europea que están siendo infringidas o ignoradas”, declaró el activista del medio ambiente. “Así que estamos esperando que nuestra queja se presente en la Unión Europea. Estamos esperanzados porque nos hemos quejado con la Unión Europea sobre esto, de que el gobierno danés debería saber que iban a ser demandados en la Unión Europea porque han incumplido la ley.”

La empresa constructora By & Havn, que participará en el proyecto, tiene una opinión contraria. Así lo hizo saber su directora general, Anne Skovbro: “Lynetteholm es un futuro y una protección climática importante de Copenhague para las jóvenes y futuras generaciones de la ciudad.”

Conforme con el comunicado de prensa de la desarrolladora, el proyecto “ha sido evaluado y calificado ambientalmente en consulta con los principales expertos del país y en diálogo con los habitantes de Copenhague, por lo que el Folketing ha podido adoptar Lynetteholm sobre una base bien documentada e informada".

Sandby declara que son muchos los ciudadanos que se han movilizado en contra del proyecto y que, si bien, hay quejas de todo tipo, la de su organización es específicamente desde el punto de vista del medio ambiente.

“Nuestra queja es que el clima y el medio ambiente están siendo olvidados en la construcción y en los planes de evaluación que se están produciendo para ello”, dijo Sandby. “Técnicamente no estamos diciendo que estemos en contra del proyecto de producir algo como Lynetteholm. Solo decimos que si hacemos eso, debemos considerar el clima y el medio ambiente y eso no se ha hecho aquí.

"Estamos en medio de una crisis climática y esto hay que tenerlo en cuenta".

Más información euronews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen bbc.com