Bolsas de papel

 

Los estados de Maine y Oregon han establecido leyes que responsabilizan a productores del reciclaje de empaques

Frente al problema de la gestión de residuos, los estados de Maine y Oregon en Estados Unidos han legislado para establecer algunos principios de responsabilidad extendida al productor, EPR por sus siglas en inglés, quitando la carga del reciclado de los empaques de productos a consumidores y gobierno para dejarla en manos de los mismos productores.

Algunos estados ya tienen leyes que dejan la responsabilidad a los productores del manejo de residuos difíciles de gestionar como llantas, desechos electrónicos, colchones y baterías, pero Maine y Oregon han llevado esta responsabilidad a los productores de cajas de cartón, envoltorios de plástico y recipientes para alimentos, comprometiéndolos con el reciclaje de estos productos que son usuales en los botes de basura de las casas.

Las leyes en ambos estados excluyen como material de empaque los que se producen para almacenaje por un plazo mayor de cinco años, contendores de bebidas, botes de pintura y empaques de medicamentos y dispositivos médicos.

La ley de Maine establece metas de reciclaje y concede a los productores incentivos para usar empaques más sustentables. Se trata de una ley que iniciará vigencia a mediados de 2024.

La ley del estado de Oregon, que iniciará vigencia en 2025, establece aspectos más innovadores ya que establece la idea del derecho a reparar que otorga a los consumidores acceso a información que necesitan para reparar los productos que han adquirido. También crea un grupo de trabajo sobre “la verdad del etiquetado” que determina si los productores hacen aseveraciones falsas sobre el reciclaje de sus productos.

Asimismo, establece la necesidad de un estudio que establezca como los plásticos de base biológica pueden afectar los desperdicios que sirven de composta y establece una lista armonizada en todo el estado de los tipos de materiales que pueden ser reciclados para evitar la contaminación del material a ser reciclado con los que no pueden serlo, una de las causas de los bajos niveles de reciclaje.

A diferencia de otros estados en los que los productores cobran una cantidad al consumidore para el eventual reciclaje del producto que adquieren, las leyes en Maine y Oregon establecen cuotas que los productores deben pagar al estado, basado en la cantidad de material de empaque que venden en el estado. En estas leyes se limita la capacidad de los productores de cuestionar en qué se aplican estas cuotas recaudadas.

El concepto EPR fue acuñado en los años 90 por el académico sueco Thomas Lindhqvist, como una estrategia para reducir los impactos ambientales de los productos al hacer a los productores responsables de los ciclos completos de vida de sus productos, especialmente en la recuperación, reciclaje y disposición final.

Los productores no necesariamente recuperan sus productos bajo los esquemas EPR sino que frecuentemente pagan a un intermediario que usa el dinero para ayudar a los gastos de recuperación y disposición final de los productos. Al hacer responsables a los productores de estos costos, se les incentiva a rediseñar sus productos para reducir sus gastos.

Tratándose de los empaques, se busca reducir principalmente el desperdicio de plásticos que durante la pandemia ha aumentado con las compras en línea. Esfuerzos para limitar el uso de plásticos, cartón y papel se han instrumentado en varios países del mundo, no sin oposición de los mismos productores y de muchos consumidores.

Más información theconversation.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net