Manifestación de jóvenes por el clima

 

En demanda de adolescente por operación de mina, tribunal reconoce que el estado tiene el deber de cuidado por el cambio climático

Aunque el juez Mordecai Bromberg de un tribunal federal en Melbourne, Australia, desechó la petición de ocho adolescente de evitar la ampliación de una mina de carbón, reconoció en su fallo que las autoridades tienen el deber de cuidado de las generaciones más jóvenes respecto del cambio climático y que ese cambio traerá catastróficas consecuencias y daños a esas generaciones.

La decisión se refiere a la demanda presentada por ocho adolescentes, respaldados por una monja de 86 años, en la que pedían que se declarara que el estado tiene el deber de cuidado de sus habitantes y este sentido se revirtiera la autorización al proyecto de extracción de carbón en la mina Vickery en el norte de Nueva Gales del Sur.

Durante el proceso se presentaron hechos sobre los daños que el cambio climático ocasionará, los cuales no fueron contendidos por el estado. Así, el doctor Karl Mallon, en su calidad de experto independiente, calculó que las pérdidas financieras por persona en Australia serán de entre 125,000 y 245,000 dólares australianos a lo largo de sus vidas por el cambio climático. Se trata de una estimación conservadora porque el impacto a la salud no está incluida en esta cifra sino aparte. Esta es la primera vez en el mundo que un tribunal acepta esta técnica de cuantificar los daños en los litigios sobre la crisis climática.

A partir de estas cifras y hechos no contenidos, el juez Bromberg estableció en la sentencia que la aprobación de la mina tendrá un pequeño, pero previsible impacto en el cambio climático y que elevará el riesgo de daño “catastrófico” para los más jóvenes en el futuro.

Señaló, además, que es “alarmante” que más de un millón de niños de hoy van a necesitar cuidados médicos en algún momento de sus vidas debido al calentamiento global.

La petición para anular la autorización, sin embargo, no fue concedida por razones técnicas, pero el juez Bromberg pidió a ambas partes que, reconocido el deber de cuidado, se presente más información sobre cómo este deber tiene un impacto en la decisión de la ministra del Medioambiente, Susan Ley, de autorizar la operación de la mina de carbón. Por tal motivo, el abogado David Barnden, de la firma Equity Generation Lawyers, que representó a los adolescentes a nombre de “todas las personas jóvenes de Australia”, dijo que todavía es posible que el tribunal, en instancias posteriores, ordene la cesación de actividades de la mina.

“Se abre ahora una enorme grieta en la pared”, declaró a los medios Chris McGrath, abogado litigante en casos de cambio climático, quien explicó que al haberse reconocido el deber de cuidado se abre la puerta para que más litigios se presenten y que incluso las empresas puedan ser responsabilizadas por negligencia. “Creo que se ha abierto el deber de cuidado por el cambio climático en Australia. Se ha abierto”, comento el abogado experto en la materia.

El abogado McGrath dijo que esta decisión será apelada. “Es una excelente decisión para presentar en apelación”, señaló, porque “ha examinado los hechos del cambio climático, ha hecho algunos descubrimientos importantes” y aunque las conclusiones sobre los hechos normalmente no son parte de la apelación, “la mayoría de los hechos no fueron contendidos por la ministra”.

Para los propietarios de la mina de carbón, la decisión ha sido muy bienvenida, mientras que un vocero del Ministerio declaró que están “considerando la sentencia" y que tendrían más que decir "a su debido tiempo".

Más información abc.net.au /theconversation.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net