Tribunal de Justicia de la Unión Europea

 

Polonia no cumplirá medida precautoria dictada por Tribunal de Justicia de Europa en relación con operación de mina

Como medida precautoria, el 21 de mayo el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ordenó a Polonia la cesación de actividades en la mina de lignito de Turów localizada en el sudoeste de Polonia cerca de la frontera con la República Checa y Alemania, en tanto el Tribunal llega a una decisión final en la controversia presentada por la República Checa.

El caso fue presentado en febrero respecto de la mina a cielo abierto de lignito, que es un carbón mineral, por afectaciones a la calidad del aire y agua de localidad checas vecinas. La República Checa alega que la extracción del carbón mineral en la mina, que opera desde 1906, ha afectado todo este tiempo a las localidades de Hrádek y Frýdlant, cuyos residentes se quejan de ruido, polvo y falta de agua, y que no se les concedió el derecho de opinar sobre la extensión del permiso de operación de la mina pese a que sufren afectaciones directas.

En marzo de 2020 el gobierno polaco autorizó a la empresa de energía estatal Polska Grupa Energetyczna, PGE, a operar la mina otros seis años. Los planes de PGE son expandir la mina en 25 a 30 kilómetros cuadrados y seguir extrayendo carbón hasta el 2044. El gobierno polaco, que genera el 80 por ciento de su energía del carbón y emplea en la minería a unas 80,000 personas, planea detener esta producción hasta el 2049. Analistas opinan, sin embargo, que este cierre podría ocurrir antes porque la producción de Polonia de carbón es ineficiente y genera altos costos que son absorbidos por el estado.

Los planes de Polonia en materia ambiental son diferentes de los de la Unión Europea que pretende reducir las emisiones de dióxido de carbono y que para el 2030 por lo menos el 32 por ciento de la electricidad generada en el bloque de 27 países provenga de fuentes renovables.

Desde que se presentó la demanda, la República Checa solicitó al Tribunal que se ordenara la cesación inmediata de actividades como medida precautoria. El pasado viernes la orden fue dictada después de que la vicepresidente del Tribunal, Rosario Silva de Lapuerta, concluyera que los perjuicios a la salud de los habitantes y del medio ambiente son muy altos, frente a las consecuencias económicas que esta decisión tiene, las cuales pueden ser resarcidas en tanto que las primeras no. En este sentido, se hace notar que la operación de la mina a cielo abierto no cumple la legislación europea en materia de impacto ambiental y su continua operación pone en peligro el flujo de agua subterránea en el territorio checo.

Polonia, sin embargo, no planea cumplir con la medida precautoria porque aseguran que tendrá un muy negativo impacto en la distribución de energía eléctrica, además de que supondrá la perdida de unos 5,000 empleos. Así lo hizo saber el ministro de desarrollo de Polonia, Jarosław Gowin, quien dijo que en su lugar están en medio de “esfuerzos diplomáticos y legales muy intensos” para seguir operando la mina y la planta de energía que proporciona el 7 por ciento de la energía de Polonia.

El ministro checo del medioambiente, Richard Brabec, confirmó que están negociando con Polonia la situación de la mina Turów. “De momento, estamos presentando nuestras ideas y propuestas sobre lo que queremos que el lado de Polonia haga o lo que deben ofrecernos”, dijo el ministro añadiendo que están listo para negociar y que llevan años diciéndolo.

“Nunca hemos recibido por escrito ninguna garantía clara de cómo Polonia compensará el impacto negativo que [la mina] tiene sobre ciudadanos checos”, declaró el ministro.

Pese a las negociaciones, la respuesta de Polonia está en desacato a una orden judicial y tendremos que esperar para saber las consecuencias de esta decisión.

Más información curia.europa.eu / theguardian.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net