Corte Federal de Alemania concluye que las políticas para reducir emisiones contaminantes son insuficientes

En una importante decisión para las futuras generaciones, esta semana la Corte Federal Constitucional de Alemania, Bundesverfassungsgericht, BVerfG, concluyó que la ley sobre el cambio climático es insuficiente porque se limita a metas hasta el 2030 dejando desprotegidas a las generaciones futuras.

La decisión se emitió respecto de la controversia presentada por jóvenes y organizaciones medioambientales que expusieron, entre otras, que la ley sobre cambio climática actual es poco ambiciosa.

La Corte estuvo de acuerdo con los reclamos y en este sentido expuso que la política vigente de reducir para el 2030 las emisiones de CO2 en un 55 por ciento respecto de los niveles de 1990 es “incompatible con los derechos fundamentales.”

Así, el tribunal estableció que las medidas actuales “son violatorias de las libertades de los quejosos, algunos de quienes son todavía muy jóvenes”, porque “irreversiblemente descargan las principales cargas de reducción de emisiones en períodos posteriores a 2030”.

La Corte Federal dejó claro que el estado de Alemania no ha infringido su deber de proteger a los ciudadanos en contra del cambio climático, pero que ha fallado al no haber establecido una cronología respecto de la futura reducción de emisiones con detalle suficiente.

“El riesgo de serios gravámenes es significativo y solo puede ser reconciliado con los derechos fundamentales potencialmente afectados si se toman anticipadamente medidas preventivas para administrar los esfuerzos de reducción después de 2030”, estableció la BVerfG.

En la sentencia se hace un llamado al gobierno a “por lo menos determinar el tamaño de las cantidades de emisiones anuales que se establecerán para períodos posteriores a 2030".

La decisión es importante y sigue a la que la Corte de Apelaciones de La Haya, Países Bajos, tomó en 2018 al confirmar la decisión de primera instancia en la que se concluye que los objetivos del gobierno en cuanto a la reducción de emisiones era insuficiente y le ordenó establecer políticas para reducir por los menos el 25 por ciento de las emisiones de gases efecto invernadero para el 2020 comparado con las emisiones de 1990.

De forma semejante, en Francia, en febrero de este año, el tribunal administrativo de París concluyó que el estado francés es culpable de no haber cumplido con las metas de reducción de emisiones de gases efecto invernadero y ordenó una compensación simbólica de un euro por daño moral.

Este caso, al reconocer la falta de acciones comprometidas para cumplir las metas que el estado adquirió con la firma del Acuerdo de París para reducir en un 40 por ciento las emisiones en 2030, concluyó que las políticas tomadas son insuficientes para hacer frente al grave problema que significa el cambio climático y que terminará costando muchas vidas y dinero a todos los países del mundo.

En Alemania, además de la ley que establece las reducciones, en 2019 se establecieron una serie de medidas con el objetivo de cumplir estas metas que incentivan las energías renovables, expanden la industria de automóviles eléctricos y regulan el comercio de carbón.

Mientras tanto en México el gobierno le sigue apostando al carbón, una de las energías más sucias y contaminantes que no solo tienen implicaciones actuales y futuras en el medioambiente sino que también cobra la vida y salud de los mineros, de sus familias y, en general, de las comunidades.

Más información thelocal.de

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net