Imprimir
Mazo judicial

 

Suprema Corte de Noruega falla a favor de la legalidad de concesiones otorgadas a petroleras en el Ártico

A finales de diciembre, la Suprema Corte de Noruega, Høyesterett, falló a favor del gobierno y en contra de organizaciones protectoras del medio ambiente al concluir que no se violaron derechos humanos al conceder a empresas petroleras licencias para exploración y extracción de petróleo en el Ártico.

La decisión contendida se tomó en mayo de 2016 cuando el gobierno noruego otorgó 10 concesiones a 13 compañías petroleras para la exploración petrolera en el Ártico, una zona rica en gas y petróleo que el gobierno pretende abrir a la explotación ya que la economía del país nórdico está basada en estas industrias que representan más de la mitad de sus exportaciones. Esto pese al establecimiento de objetivos para la reducción de emisiones contaminantes.

La decisión administrativa fue recurrida por varias organizaciones con fundamento en el artículo 112 de la Constitución noruega, reformado en 2014, que establece que: “Cada persona tienen el derecho a un medio ambiente que sea propicio para la salud y a un medio ambiente natural cuya productividad y diversidad sea mantenida. Los recursos naturales deben ser administrados sobre las bases de consideraciones integrales de largo plazo por lo que este derecho será salvaguardado para futuras generaciones”.

Los recursos presentados, sin embargo, fueron desechados uno a uno hasta alcanzar la máxima instancia del país que de forma unánime concluyó que al gobierno no había violado el derecho al medio ambiente sano protegido en el artículo 112 constitucional, ni ningún otro derecho humano al haber otorgado las concesiones.

Once de los quince integrantes del Høyesterett consideraron incluso que no existió el error alegado por los demandantes de que la administración debió haber considerado las emisiones de carbono antes de conceder las licencias, puesto que las evaluaciones de emisiones pueden ser consideradas una vez que se ha abierto la zona a la explotación petrolera.

Este caso fue el primero que puso a prueba el derecho al medio ambiente sano y la decisión de la Suprema Corte hace muy difícil que pueda volver a presentarse ante los tribunales pues, como lo declaró a medios locales el profesor de Derecho de la Universidad de Bergen, Hans Fredrik Marthinussen, los miembros de la Corte establecieron “un límite muy alto”. Esto porque los magistrados concluyeron que no hay una conexión suficiente entre las consecuencias al clima por las licencias concedidas en el Ártico y la pérdida de vida y de ecosistemas en Noruega, ni que Noruega fuera responsable de las emisiones por el procesamiento del petróleo noruego en otros países.

“La Suprema Corte está defraudando a los jóvenes al dar a los políticos el poder de quitarnos un futuro seguro”, declaró a medios locales Therese Hugstmyr Woie, líder del grupo ambientalista Natur og Ungdom, uno de los demandantes.

Sin ninguna otra instancia disponible en Noruega, los grupos ambientalistas, entre los que está Greenpeace, y que cuentan con el apoyo de expertos del clima de las Naciones Unidas, están considerando llevar su caso ante la Corte Europea de Derechos Humanos.

El hecho de que la Suprema Corte hubiera accedido revisar esta demanda había supuesto un gran avance en el debate sobre el cambio climático en Noruega, pero la decisión parece haberlo dado por terminado muy pronto. Al menos de momento.

Más información newsinenglish.no

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net