Deforestación en Sumatra

 

En paquete legislativo conocido como Ley Ómnibus, Indonesia relaja normas que permiten la deforestación masiva

Un paquete de reformas legislativas aprobadas el 5 de octubre en Indonesia han sacado a miles de personas a las calles en señal de protesta por las nuevas regulaciones que ponen en grave riesgo la protección al medio ambiente y la inversión en el sector agrícola que se estaba moviendo hacia la sustentabilidad.

El paquete legislativo, que se ha llamado la Ley Ómnibus, consta de 174 nuevos artículos en 79 leyes existentes y que regulan aspectos fiscales, laborales y del medioambiente con el objetivo de crear nuevos puestos de trabajo y tratar de incentivar la economía afectada por la pandemia de Covid-19.

Las reformas contradicen de pleno la política medioambiental que había sido delineada por el presidente Joko “Jokowi” Widodo con el objetivo de detener la deforestación y la destrucción de los suelos vegetales.

Las reformas de ley aprobadas este mes eliminan las protecciones legales para la cubierta forestal primaria, aumentando el riesgo de deforestación masiva; relajan los requisitos de evaluaciones de impacto ambiental de los proyectos industriales y de agronegocios, facultando al gobierno central a aprobar negocios e inversiones en zonas oficialmente designadas como bosques que actualmente están protegidas; eliminan el requisito legal de que las provincias mantengan una cobertura forestal mínima del 30 por ciento en las tierras provinciales al permitirles establecer tales estándares "proporcionalmente"; y, eliminan la responsabilidad legal de las empresas en zonas donde ocurran incendios, lo que aumenta el riesgo de que sigan ocurriendo estos incendios que cada año contaminan densamente la región, llegando el esmog hasta Singapur y Malasia.

Las consecuencias de estas disposiciones legales son graves, con potenciales efectos catastróficos que incluyen la destrucción completa de la cubierta natural de bosques en varias provincias, incluyendo el Sur de Sumatra y Java Central, durante las próximas tres décadas. Esto según estimaciones de analistas expertos de la firma indonesia Madani.

Estas nuevas regulaciones, que aplican políticas del siglo XX que han mostrado ser desastrosas para tratar de solucionar el problema del desempleo, están revirtiendo los logros que el país ha conseguido durante años en materia de protección al ambiente, como la moratoria permanente que estableció en 2010 de tala de bosques para el desarrollo de plantaciones y madera que ayudó a reducir la deforestación en Indonesia y que en 2019 alcanzó sus niveles más bajos en casi dos décadas.

Aunque de momento la industria del aceite de palma -que equivale al dos por ciento de las exportaciones del país y que es la industria que más gravemente ha contribuido a la deforestación de lugares como la selva de Sumatra, hogar de especies de mamíferos amenazados y otros en estado crítico como el orangután- parece ser la gran ganadora, en el largo plazo podría perder precisamente por la relajación de las normas ya que cada vez hay menos inclinación a hacer inversiones en países o productos que no son ambientalmente sustentables. Por ejemplo, la Unión Europea y el Reino Unido, de los mayores importadores de aceite de palma, están planteando establecer medidas más estrictas de protección al ambiente para la adquisición de estos productos y varias empresas incluso han estado presionando a sus gobiernos para que establezca medidas más estrictas. Por ejemplo, un día después de que la Ley Ómnibus fue aprobada en Indonesia, veintiún empresas como Unilever, Nestlé, McDonald’s y Pilgrim's Pride enviaron una carta al gobierno británico pidiendo que una iniciativa de ley propuesta para evitar la deforestación implique también productos provenientes de zonas donde la tala es legal, como ahora en Indonesia, señalando que “limitar la acción a la deforestación ilegal no alcanzaría a detener la pérdida de los ecosistemas naturales, especialmente cuando los gobiernos tienen discreción para decidir qué es legal”.

La pérdida de las zonas naturales de Indonesia, contrario a los que pudiera suponerse, no afecta exclusivamente a ese país, sino al mundo ya que en las islas indonesias está otro gran pulmón del mundo. Porque su pérdida es nuestra perdida, se está haciendo un llamado a los ciudadanos del mundo a firmar una petición para pedir al gobierno indonesio que revierta estas reformas. Si te interesa formar parte de este movimiento aquí dejo el enlace: Cancel the Omnibus Law.

Más información thediplomat.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen unodc.org