Extracción petrolera

 

Demanda para evitar la extracción petrolera en prístina zona del Ártico

La decisión ejecutiva del gobierno de los Estados Unidos anunciada a principios de agosto de abrir para la exploración y perforación petrolera y de gas un refugio en el Ártico, ha sido contendida en los tribunales por una tribu de Alaska que directamente se ve afectada por la decisión.

Aunque la decisión nos afecta a todos por significar más energías sucias y mayores emisiones de gases efecto invernadero, afecta directamente a la Nación Gwich’in de Alaska cuya economía y modo de vida dependen de los caribús de Grant que anualmente paren sus crías en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, justo en los 1.5 millones de acres de la planicie costera que se abren para la extracción y exploración petrolera.

“La Nación Gwich’in ha sobrevivido en sociedad con las manadas de caribú Grant durante decenas de miles de años en nuestras tierras nativas”, dijo a los medios la jefe Dana Tizya-Tramm de la Nación Vuntut Gwich’in. “Ahora vemos a algunos líderes republicanos voluntariamente poniendo en riesgo a la tierra más grande de migración animal que queda en la tierra, a nuestros hermanos caribús y sus terrenos en los que dan vida a sus crías. El registro de la decisión valida nuestra experiencia sobre la erosión de la integridad en las evaluaciones, procesos y respeto.”

La demanda incluye como quejosos a otras 13 organizaciones como la Liga de Vida Silvestre de Alaska (Alaska Wilderness League), el Centro Medioambiental del Norte de Alaska (Northern Alaska Environmental Center) y el Club Sierra y se dirige en contra del Departamento del Interior, que es la agencia del estado que supervisa las tierras que se abren para la extracción de petróleo y gas.

Los demandantes argumentan en su acción legal que el Departamento del Interior “apuró” las evaluaciones de medio ambiente y no evaluó adecuadamente el daño potencial que las concesiones de petróleo y gas pueden ocasionar en el refugio. Exponen que con la decisión el gobierno federal infringió por lo menos siete leyes, entre ellas la Ley Nacional de Protección Ambiental y la Ley de Especies en Peligro.

“El fracaso de la agencia amenaza los excepcionales recursos de la Planicie Costera y la subsistencia cultural y conexión espiritual entre la Población Gwich’in y la Planicie Costera”, se lee en la demanda que declara que las tierras que se han puesto en peligro son “icónicas y sagradas.”

La demanda, que fue presentada ante la Corte Federal de Distrito de los Estados Unidos de Alaska el lunes 24 de agosto, está pidiendo que se declaren nulas las evaluaciones realizadas sobre las que se tomó la decisión de abrir la zona de la planicie a la industria del petróleo y gas, con lo que se retrasaría cualquier acción que suponga un daño irreparable para la zona.

La decisión de abrir los 1.5 millones del refugio a la industria petrolera fue anunciada el 10 de agosto por el secretario del Interior, David Bernhardt, cabildero de la industria petrolera.

El refugio de 19 millones de acres en total ha estado protegido durante décadas, pero desde 2017 se pusieron los cimientos para la entrega de tierras para la exploración y extracción petrolera y de gas con la aprobación de una ley fiscal.

Más información earther.gizmodo.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net