Ciudad contaminada de Pakistán

 

El juez Jawad Hassan del Tribunal Superior de Lahore, Pakistán, ordenó al gobierno de ese país a cumplir con las leyes sobre medio ambiente y cambio climático, fallando de esta forma a favor de un grupo de personas que demandaron la violación de sus derechos por la deforestación y la falta de cumplimiento de leyes en materia de clima.

El grupo de demandantes argumentó que el gobierno, al haber permitido la deforestación, violó sus derechos constitucionales a la vida, libertad, dignidad, acceso a lugares públicos de entretenimiento y a la provisión de lugares de recreo.

Los residentes de Lahore, en la provincia de Punjab, la segunda ciudad más grande de Pakistán, están resintiendo ya (como muchos en otras ciudades del mundo, aunque haya resistencia a reconocerlo) los efectos de la crisis climática con mayores precipitaciones e inundaciones frecuentes, además de elevados índices de contaminación del aire y sus consecuencias como ojos, nariz y garganta irritadas, tos, dolor de cabeza y efectos más graves en personas vulnerables como niños y personas de la tercera edad.

El juez Hassan concluyó a favor de los demandantes y aceptó que el gobierno tiene la obligación de “administrar, conservar, sostener, mantener y hacer crecer bosques y árboles en ciudades urbanas” y que al no hacerlo ha incumplido las leyes en materia de medio ambiente y varias políticas relacionadas como la Política Nacional de Cambio Climático de 2012, NCCP por sus siglas en inglés.

Bajo el NCCP las autoridades nacionales y locales tienen la obligación de conservar, restaurar y proteger la diversidad biológica del país, pero tampoco lo han hecho y no han tomado medidas, como deben hacerlo “en el sector forestal para secuestrar el carbono atmosférico, mitigando así el cambio climático".

Conforme con cifras del Departamento de Protección Ambiental de Punjab, la provincia perdió entre 2007 y 2015 el 72 por ciento de sus árboles.

El juez Hassan concluyó que la reforestación es necesaria para “combatir la contaminación del aire, mitigar el carbón y mejorar la precipitación”.

“La ciudad se está asfixiando y la necesidad de más de 10 millones de personas es la silvicultura urbana basada en las mejores prácticas internacionales, la forestación urbana que haga que las ciudades en Punjab sean más sanas no por estética”, escribió el juez.

Por lo anterior, el juez ordenó al gobierno el cumplimiento debido de las leyes, la publicación anual de reportes sobre el progreso de la reforestación, la amonestación a los funcionarios que incumplan sus deberes y el castigo estricto a aquellos que corten árboles ilegalmente.

“Si las leyes y políticas antes mencionadas se hubieran implementado apropiadamente por los departamentos demandados en su letra y espíritu con mecanismos y procedimientos apropiados, el bosque de Pakistán se pudo haber salvado de futura mayor reducción y deforestación”, concluyó el juez.

Esta situación suena demasiado cercana a la realidad que estamos viviendo en México con normas que no se cumplen, autoridades que no ejecutan políticas y leyes a las que están obligados y ciudadanos indiferentes a toda esta situación en tanto sus intereses particulares no sean afectados. Parece que estamos esperando a que el futuro y sus consecuencias nos alcancen para abrir los ojos y quedarnos con un “te lo dije” en la boca.

Más información climateliabilitynews.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de climateliabilitynews.com /Getty Images