Parque Doñana

 

El pasado 8 de julio, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo de España falló a favor de la organización ambientalista World Wide Fund, WWF, en su sección española, suspendiendo definitivamente el dragado del canal de navegación del río Guadalquivir en Andalucía, al sur de España.

Se trata de un proyecto que WWF España ha estado litigando durante 15 años, habiendo logrado en 2015 la anulación del proyecto de dragado de 2013.

WWF expuso en su recurso que el proyecto de dragado en el Plan Hidrológico del Guadalquivir no cumplía con las condiciones exigidas en el Plan Hidrológico (RPH) para realizar nuevas modificaciones físicas o alteraciones de masas de agua lo que era en detrimento de los objetivos medioambientales del Parque Nacional y Natural de Doñana que cubre una gran extensión de marismas que acoge durante el invierno a numerosas especies de aves acuáticas, alcanzando cada año los 200 000 individuos.

WWF argumentó de la misma manera que no es posible justificar su realización apoyándose en una evaluación ambiental realizada en 2003, pues las condiciones han cambiado y “ha sido superada”.

La organización ecologista también argumentó que este proyecto no cumple con la Directiva Habitats, que es una directiva de la Unión Europea adoptada en 1992 cuyo objeto es la conservación, protección y mejora de la calidad del medio ambiente, incluida la conservación de los hábitats naturales, así como de la fauna y flora silvestres. Además, expusieron que las autoridades seguían sin cumplir las condiciones impuestas por la sentencia del Tribunal Supremo de 2015 que anuló la anterior planificación de 2013 en cuanto a la actuación del dragado.

En la decisión del pasado 8 de julio, la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo español concluye que en el Plan Hidrológico del Guadalquivir "no se reflejan con la necesaria precisión todas las condiciones que han de cumplirse para llevar a cabo la actuación del dragado en cuestión".

En este sentido, la justificación de las condiciones exigidas por el RPH requiere “el mayor grado de intensidad atendiendo a la especial protección medioambiental del Parque de Doñana y a los riesgos que la actuación supone para la funcionalidad del mismo".

Por lo tanto, los magistrados concluyen que las autoridades deben hacer “una valoración precisa de las medidas paliativas, motivos de las modificaciones, interés público superior y compensación de los beneficios medioambientales, así como de la imposibilidad de consecución por otros medios".

Sobre la decisión, Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España, dijo: “Es el golpe definitivo para uno de los proyectos más dañinos que amenazan Doñana y sienta un precedente muy importante para la conservación de los ríos de España”.

“Tras más de 15 años luchando contra este proyecto injustificable, hoy es un gran día para Doñana, la naturaleza y para todas las personas que viven del rico Estuario del Guadalquivir”, añadió el activista.

Más información wwf.es /efe.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen huelvainformacion.es