Imprimir
Categoría: Justicia Climática
Visto: 166
powered by social2s
Mazo judicial y birrete

 

Esta semana el juez Brent Hoy del poder judicial de Columbia Británica, Canadá, impuso a una empresa estadunidense una multa de 2.9 millones de dólares canadienses por el derrame de 111,000 litros de diésel y aceites pesados ocurrido en octubre de 2016 en territorio de pesca de la nación originaria Heiltsuk.

La empresa Kirby Corp., se declaró culpable de los cargos y fue multada conforme con la Ley de Pesca, la Ley de la Convención de Aves Migratorias y la Ley de Navegación por el derrame de diésel y aceite por el hundimiento del remolcador que lo transportaba que dañó la zona de pesca y a las aves migratorias en BellaBella, territorio de la Nación Heiltsuk.

Durante el proceso, el Consejo de Seguridad en el Transporte observó que la empresa, originaria de Texas, incumplió la Ley de Navegación al no haber llevado a bordo del remolcador a un piloto. Concluyó que el accidente ocurrió porque el tripulante a cargo se quedó dormido y no siguió la ruta planeada.

Jóvenes y adultos de la Nación Heilstuk así como representantes de Kirby, participaron en un círculo de sentencia (sentencing circle) que es un proceso dirigido por la comunidad y funcionarios del sistema judicial para lograr un consenso para que la sentencia tome en consideración los intereses de todos los involucrados. En este proceso participan víctimas, procesados, fiscales, jueces y toda persona involucrada en el proceso y en él pueden hablar y manifestar libremente sus pensamientos y emociones, con lo que se pretende lograr un efecto de sanación de las emociones.

Durante este proceso, Marilyn Slett, jefe de la Nación Heilstuk, declaró en su calidad de víctima o perjudicado que "nuestra comunidad quedó traumatizada por las acciones de los visitantes en nuestro territorio, y hemos lamentado y lamentado colectivamente nuestras pérdidas".

Derivado del derrame, unas 40 personas que dependían de la pesca de almejas quedaron sin poder trabajar y sostener a sus familias. Estas familias han presentado una demanda civil para lograr resarcimiento de daños en contra de Kirby según lo declaró la jefe Slett.

Por lo pronto, la comunidad está trabajando para desarrollar mecanismos de respuesta a futuros accidentes de este tipo, así como tratando de crear zonas de pesca en otro sitio para satisfacer sus necesidades.

Si bien la sentencia es importante, la jefe Marilyn Slett declaró que su pueblo pretende que se prohíba operar a la empresa infractora en sus aguas territoriales en tanto no exista una restitución apropiada, como lo indican las leyes tradicionales de la Nación Heiltsuk de respetar a la tierra y a las personas que dependen del mar para su sostenimiento.

Sobre esta situación, Paul Welsh, vocero de Kirby, declinó hacer comentarios, pero emitió un comunicado de la empresa en el que se lee: “Sinceramente lamentamos este incidente y hemos rectificado nuestros procedimientos de operación y protocolos de entrenamiento, auditoría, promoción y equipo para ayudar a reducir la potencialidad de futuros accidentes”.

Más información vancouversun.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s