Contenedor de basura

 

Este martes, Yeo Bee Yin, ministra de Energía, Tecnología, Ciencias, Cambio Climático y Ambiente de Malasia dijo que los países desarrollados deben hacerse cargos de sus desechos de plástico y que por tal razón su país ha empezado a enviar de regreso los desechos que les llegan.

“Los países desarrollados deben ser responsables de lo que sacan”, dijo la ministra Yeo y explicó que algunos de los desechos plásticos que se envían a Malasia no cumplen con los términos de la Convención de Basilea sobre el control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación, ya que se trata de plásticos de baja calidad y no reciclables.

De esta forma, ya se enviaron a España cinco contenedores con plásticos contaminados que fueron introducidos ilegalmente a Malasia, país que se ha convertido en el tiradero principal de los países desarrollados después de que China prohibiera el año pasado la importación de basura. La próxima semana se harán envíos similares a otros países de donde han llegado desechos plásticos de contrabando, aseguró la funcionaria.

Si bien la ministra no identificó a los responsables de este contrabando, declaró que ya se ha abierto investigación al respecto.

Desechos plásticos son enviados a Malasia de diez países principales como Estados Unidos, Reino Unido, Japón y Australia. Las importaciones de plásticos aumentaron entre enero y julio de 2018 a 456,000 toneladas, comparadas con 316,000 toneladas importadas en 2017 y 168,500 toneladas que llegaron en 2016.

Los plásticos que no son reciclables son quemados lo que genera la emisión de agentes tóxicos en la atmósfera o son dispuestos en tiraderos lo que termina contaminando la tierra y las fuentes de agua.

La Convención de Basilea es un tratado multilateral del Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas, PNUMA, que tiene el objetivo de proteger el medio ambiente y la salud humana contra los efectos nocivos derivados de la generación, el manejo, los movimientos trasfronterizos y la eliminación de los desechos peligrosos y otros desechos.

A principios de este mes, los 180 países parte llegaron a un acuerdo para modificar partes del tratado respecto del movimiento trasfronterizo de plásticos para hacerlo más transparente y que esté mejor regulado, asegurándose de que su tratamiento es seguro para la salud humana y el ambiente. Por supuesto, Estados Unidos, el mayor exportador de desechos plásticos, no ha ratificado la Convención.

“Las reformas a la Convención de Basilea son el primer paso hacia la resolución del problema global del injusto movimiento mundial de basura de países desarrollados a países en vías de desarrollo”, declaró la ministra Yeo.

La Convención de Basilea tiene establecidos centros regionales y centros de coordinación del Convenio. En la 14ava. Conferencia de las Partes del Convenio de Basilea, celebrada en Ginebra, Suiza, a principios de mayo, se acordó que Panamá será sede del Centro Regional para Centroamérica y México. En Panamá también opera el Centro Regional del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes para la subregión de Centroamérica y República Dominicana.

Respecto del Convenio de Estocolmo vale la pena señalar que en la reciente reunión las partes acodaron también la eliminación de dos grupos químicos tóxicos incluidos en un anexo: Dicofol y ácido perfluorooctanoico (PFOA), este último utilizado en numerosas aplicaciones industriales y domésticas, como utensilios de cocina y equipos de procesamiento de alimentos.

Más información scmp.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial concediendo crédito a miabogadoenlinea.net