Minería

 

Al haber vencido el plazo sin que se presentara la apelación, se mantiene la decisión emitida en febrero pasado por un tribunal de primera instancia de no permitir el desarrollo de una mina de carbón en una localidad australiana en parte debido al cambio climático.

Gloucester Resources, la empresa que buscaba desarrollar la mina cerca de la ciudad de Gloucester en la región Mid North Coast de Nueva Gales del Sur, Australia, decidió no apelar la decisión emitida por el Tribunal de Tierras y Medio Ambiente de Nueva Gales del Sur que rechazó el proyecto por las emisiones de gases efecto invernadero y su impacto en el cambio climático. El plazo para presentar la apelación venció este miércoles.

Se trata de una sentencia importante porque por primera vez en los tribunales australianos el juez reconoció el impacto de la mina en el clima.

“La construcción y operación de la mina y el transporte y combustión del carbón de la mina, resultará en emisiones de gases efecto invernadero que contribuirán con el cambio climático”, falló en febrero pasado el juez Preston del Tribunal de Tierras y Medio Ambiente.

Al conocer que la sentencia ha quedado firme, John Watts, vocero del grupo Groundswell Gloucester que se opuso legalmente al proyecto dijo: “Es una gran noticia para un pequeño pueblo que ha tenido el proyecto de la mina sobre su cabeza por [más de] 10 años. Siempre creímos que era una idea desafortunada que debió haber sido rechazada hace años”.

Por su parte, para David Morris de la organización de protección al ambiente Environmental Defenders Office NSW, EDO, que presentó el caso a nombre de Groundswell Gloucester, el que no se haya presentado una apelación elimina de la sentencia “cualquier duda sobre su validez legal”.

“Este es el caso puntero sobre cómo quienes toman las decisiones deben tomar en consideración el impacto en el cambio climático de un proyecto, además de la salud social, el bienestar y la salud cultural de la comunidad”, puntualizó David Morris.

La sentencia ahora deberá ser tomada en consideración por el gobierno de Nueva Gales del Sur al aprobar otros proyectos que puedan tener impacto en el clima. Para empezar, bajo esta nueva óptica se deben revisar otros dos proyectos de minas muy similares a la de Gloucester, según declaraciones del grupo medioambiental Lock the Gate.

La falta de apelación de la sentencia está a tono con lo que parece la tendencia de los australianos hacia la protección del medio ambiente pese a lo poco que el gobierno federal ha hecho en la materia. Esta tendencia se confirma con la elección del nuevo gobierno de coalición de Nueva Gales del Sur del que Gladys Berejiklian, elegida primera ministra el mes pasado, declaró que el clima y los temas ambientales serán tomados en cuenta en su gobierno en la toma de decisiones.

Y esta misma semana, durante una participación en el Parlamento, el nuevo ministro de Energía y Ambiente, Matt Kean, se refirió al reporte publicado esta semana sobre el riesgo de extinción de un millón de especies, reconociendo que “no hay mayor riesgo al ambiente que el cambio climático”.

Esperemos que la tendencia a reconocer el muy real peligro del cambio climático empiece a ser tomado como factor en todas las decisiones públicas de los gobiernos del mundo.

Más información smh.com.au/ brisbanetimes.com.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net