0
0
0
s2smodern
Bosque

 

Ante el Tribunal General de Justicia de la Unión Europea se presentó una demanda en contra de la Unión Europea y de la Directiva revisada de energía renovable de 2018, conocida como RED II, por incluir la quema de madera como una fuente de energía renovable sin considerar sus emisiones de carbono y los nocivos efectos a la salud y forma de vida de los demandantes.

Se trata de una acción legal presentada por seis personas y organizaciones no gubernamentales de Francia, Irlanda, Estonia, Rumanía, Eslovaquia y Estados Unidos quienes argumentan que aceptar la quema de madera como fuente de energía renovable, un sistema conocido como biomasa, tiene como consecuencia que más plantas generen energía de esta forma cuando estudios científicos indican que sus efectos en el medio ambiente son peores que la quema de combustibles fósiles.

En la demanda se expone que RED II hace parecer que la biomasa genera cero emisiones y al ser considerada como energía renovable, las empresas que convierten sus instalaciones de quema de combustibles fósiles a quema de madera reciben subsidios para energías renovables lo que les ayuda a evadir el pago del impuesto al carbono.

Se argumenta que la directiva como está escrita es contraria a los objetivos firmados en el Acuerdo de París para la reducción de emisiones.

Un segundo efecto de RED II es que se ha intensificado la tala de árboles en países de Europa del este y en el sur de los Estados Unidos, lo que los demandantes dicen afecta su salud, estilo de vida y tradiciones comunitarias y culturales, violando sus derechos humanos protegidos en la Carta Europea de Derechos Humanos.

“Cuando antes las empresas cortaban siendo selectivos, ahora sólo talan todo de forma indiscriminada”, declaró sobre este asunto Ken Roberson, demandante y propietario de 30 acres en el estado de Carolina del Norte en Estados Unidos. “Talan más de lo que talaban -especialmente en los humedales. Hay lugares en el río Roanoke que están vacíos y que han sido deforestados hasta la ribera. Colocan troncos en los lechos de los arroyos para que puedan llevar su equipo hasta ahí”.

Un estudio realizado en 2015 por la organización sin fines de lucro Climate Central concluye que la mayoría de la madera quemada en Europa proviene del sureste de los Estados Unidos, incluido el estado de Carolina del Norte.

“Al final, lo que queremos es reducir las emisiones, y si subsidiamos energías renovables que de hecho aumentan las emisiones, entonces deshagámonos de ese objetivo”, declaró la doctora Mary S. Booth, directora de la organización estadunidense Partnership for Policy Integrity (PFPI), y asesora científica de la demanda. “Así tendrías más dinero fluyendo hacia verdaderas zonas verdes de cero emisiones de carbono renovables y una mayor conciencia y enfoque en la restauración y reconstrucción del pozo de carbono forestal que es lo que necesitamos hacer para mitigar el cambio climático”.

Entre los demandantes hay dos organizaciones no gubernamentales: la Association de Lutte Contre Les Nuisances et la Pollution (ALNP), que se dicen afectados por la conversión de una planta de carbón a biomasa, y 2Celsius, una organización que trata de proteger los últimos bosques primarios de Europa. De aceptarse la demanda, sería la primera vez que se permite a organizaciones de la sociedad civil demandar a instituciones europeas.

Esperemos que esta demanda siga el mismo rumbo que la presentada en contra del Consejo de Europa y del Parlamento Europeo por el establecimiento de objetivos para mitigar el cambio climático para 2030, que fue aceptada en agosto de 2018.

Más información climateliabilitynews.org

Mmiabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a

0
0
0
s2smodern