0
0
0
s2smodern
Nubes de humo

 

El viernes de la semana pasada, el fiscal general del Reino Unido aceptó anular el veredicto respecto de la muerte por asma de una niña de 9 años a fin de que se analice si su muerte estuvo vinculada con los altos índices de contaminación del aire.

La muerte de Ella Kissi-Debrah ocurrió en febrero de 2013 cuando tenía 9 años. Falleció después de haber sufrido tres años de ataques de asma y 27 visitas a hospitales de Londres.

Ella y su familia vivían a 25 metros de la calle South Circular en Lewisham, Londres, una zona densamente contaminada que rebasa los límites legales establecidos de emisiones de partículas contaminantes. Por tal motivo, el año pasado un experto en asma y contaminación ambiental encontró suficiente evidencia para vincular la muerte de Ella con los peligrosos niveles de contaminantes.

En su estudio, el profesor Stephen Holgate concluyó que existe una “notable asociación” entre las veces en que la niña fue admitida al hospital y los registros de picos de dióxido de nitrógenos y PM10 (partículas de materia de diámetro menor a 10 micrómetros), dos de los contaminantes más nocivos, cerca de su casa.

La muerte de Ella fue certificada en 2013 como resultado de una aguda falla respiratoria y asma severo, pero el profesor Holgate concluye que hay "posibilidad real de que, sin niveles ilegales de contaminación del aire, Ella no habría muerto". Por ello considera que el certificado de defunción debe ser revisado para establecer el hecho de que la contaminación del aire contribuyó con su muerte.

“Una investigación proporcionará un mejor entendimiento de por qué se murió y si su muerte pudo ser evitada. Forzará al gobierno y a otros órganos a tomar responsabilidad por sus actos y, en varios sentidos, sobre su inacción sobre la contaminación del aire en ese período”, dijo a los medios la abogada Jocelyn Cockburn de la firma legal Hodge Jones & Allen, quien representa en este proceso a Rosamund Kissi-Debrah, madre de Ella.

“La contaminación del aire está costando vidas de personas y los más vulnerables son los niños. Hay una necesidad de mayor urgencia en cómo tratar con la contaminación del aire en áreas urbanas para reducirlos a límites legales lo antes posible”, concluyó la abogada Cockburn.

Esta investigación está muy vinculada con la acción legal que el despacho de abogados ClientEarth ha tomado en contra del gobierno británico para forzar que las medidas y planes de acción en materia de contaminación ambiental sean más ambiciosos y logren mayores reducciones de contaminantes en menor tiempo.

En este proceso, en febrero de 2018 el Tribunal Superior de Londres concluyó que las medidas tomadas en 45 localidades para la reducción de contaminantes son insuficientes y ordenó al gobierno a que “tomen medidas para lograr el cumplimiento lo más pronto posible, por la ruta más rápida posible y por un medio que haga probable ese resultado" de reducir a niveles legales los contaminantes.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

0
0
0
s2smodern