Manifestante en Katowice, Polonia

Desde el pasado 3 de diciembre se celebra en Katowice, Polonia, la reunión de la Conferencia de las Partes 24 sobre cambio climático, COP24, en el que se espera que los países se pongan de acuerdo en las acciones concretas a tomar para reducir emisiones e implementar el Acuerdo de París.

Se trata de una conferencia que presenta grandes retos precisamente porque se trata de llegar a acuerdos sobre los detalles. “Existen realidades nacionales que son diferentes y capacidades nacionales que son diferentes. Y traducir eso en reglas es muy difícil”, declaró el sábado pasado la mexicana Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC).

Mientras la semana pasada los trabajos se centraron en crear un borrador sobre los acuerdos, esta semana los ministros de los países asistentes están tratando de limar las aristas para llegar a un acuerdo final.

Afuera de las salas de reunión, cientos de personas se han estado manifestando para que los gobiernos se comprometan con acciones concretas que lleven a reducir emisiones y tomen en serio esta amenaza mundial que pone en juego la economía mundial y, sí, también, la vida sobre el planeta.

Sobre este particular, Svitlana Romanko de la organización 350.org que aboga por la drástica reducción de uso de combustibles fósiles, denunció este lunes que las autoridades polacas han estado negando la entrada a por lo menos 14 activistas procedentes de Alemania y de otros países donde no aplica el espacio Schengen, particularmente de Rusia, Ucrania, Georgia y Kirguistán.

La activista acusó a las autoridades polacas de “usar poderes represivos” y urgió a las Naciones Unidos a presionar al gobierno de Varsovia Para asegurar que los activistas de la sociedad civil puedan participar en este encuentro, pidiendo no solo que se deje la entrada de los activistas, sino que se comprometan a no deportar a nadie ni a detener a quienes se manifiesten en contra del cambio climático.

La reunión en Katowice termina este 14 de diciembre, y aunque se ve lejana todavía la posibilidad de la expedición de un documento vinculante con reglas claras para todos los países, no hay nada mejor que seguir esperando que los políticos vean fríamente los datos científicos y opten por tratar de reducir el calentamiento del planeta no en 2 grados como se acordó en París, sino a una cifra más segura de 1.5 grados.

Más información charlotteobserver.com / político.eu

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net