Imprimir
Categoría: Justicia Climática
Visto: 184
0
0
0
s2smodern
powered by social2s
Calculadora

Este miércoles, Barbara D. Underwood, fiscal general del estado de Nueva York, presentó una demanda en contra de la petrolera Exxon, no directamente por sus implicaciones en el cambio climático, sino por haber defraudado a sus inversionistas.

Se trata de una demanda en la que se acusa a la petrolera de haber operado un “largo esquema fraudulento” para engañar a los inversionistas, analistas y aseguradores “sobre la administración de la empresa en los riesgos que representan para el negocio las regulaciones sobre cambio climático”.

La demanda se fundamenta en la Ley Martin del estado de Nueva York que otorga amplias facultades a la fiscalía general del estado a investigar y perseguir fraudes de valores.

En esta demanda, que se ha presentado tras haberse realizado una investigación de tres años, se acusa a Exxon de haber mantenido esencialmente dos contabilidades respecto de los efectos del cambio climático. Así, por un lado, dijo a todos que estaba preparada para la imposición de regulaciones más estrictas que inevitablemente se requirieren para enfrentar el cambio climático, pero en realidad sus estimados internos descontaron los potenciales costos futuros de las políticas climáticas, aún cuando la amenaza de la acción del gobierno “expusiera a la empresa a un riesgo mayor por las regulaciones por el cambio climático que lo que se hizo creer a los inversionistas”.

La demanda sostiene que Exxon dijo a los inversionistas que aplicó un costo adicional, o "costo proxy", que representaba los efectos probables del clima futuro cuando estaba planeando sus reservas de petróleo y gas, inversiones y estimaciones de la demanda de sus productos. Pero en muchos casos, añade la demanda, la compañía "aplicó costos de proxy mucho más bajos de lo que representaba o no representó ningún costo de proxy", lo que expuso a Exxon a un mayor riesgo regulatorio.

Este esquema fraudulento, sostiene la fiscalía, fue aprobado “en los más altos niveles de la empresa”, lo que incluye a su exdirector ejecutivo Rex W. Tillerson, quien fue el primer secretario de estado de la administración Trump.

El estado de Nueva York pide en esta demanda que se condene a Exxon a regresar el dinero que hizo mediante el esquema de fraude planteado y que haga las respectivas restituciones a sus inversionistas.

Es interesante notar que aún cuando la industria de combustibles fósiles ha contribuido grandemente al cambio de clima en el planeta (como Exxon lo ha reconocido), la demanda no se plantea en hacerlo responsable de este tema como la que se ha planteado en Países Bajos en contra de Shell, sino por el presunto esquema de fraude, lo que representa un serie riesgo financiero para la empresa y una seria amenaza a su reputación que afecta directamente la confianza de sus inversionistas.

Sobre esta acción legal, Scott J. Silvestri, vocero de Exxon, dijo que se trata de “acusaciones sin fundamento” que “son producto de un cabildeo a puerta cerrada de intereses especiales, oportunismo político y la incapacidad de la fiscal general de aceptar que una investigación de tres años no ha descubierto ningún delito. La empresa busca refutar estos reclamos lo antes posible y hacer que se deseche esta demanda que no tiene méritos”.

Entre esos intereses que menciona el vocero de Exxon, se hace referencia al Fondo de la Familia Rockefeller, que aboga por hacer responsables a quienes han contribuido con el cambio climático, principalmente empresas de combustibles fósiles.

Exxon ha estado tratando de limpiar su imagen y así, prestó apoyo al Acuerdo de París, rechazó la decisión de la administración Trump de salirse de este acuerdo, además de haber estado financiando a científicos sobre el cambio climático y la investigación para generar energías más limpias.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

0
0
0
s2smodern
powered by social2s