Ordenan indemnizar a mujer que quedó en estado vegetativo

Logo del IMSS

El Juzgado Segundo de Distrito en el Estado de Chihuahua ordenó al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) proveer atención médica integral suficiente a una paciente que se encuentra en estado vegetativo a causa de una mala atención brindada.

En el caso, el 30 de julio del 2016 la paciente, con dos meses de embarazo, ingresó al área de urgencias de un hospital de ginecología del IMSS al haber sufrido un desmayo. La mujer requería ser tratada en la Unidad de Cuidados Intensivos, sin embargo, se le negó ese servicio y se le tuvo por 12 horas en el área de urgencias, ocasionándole daño cerebral severo permanente con síndrome de vigilia sin respuesta.

La Comisión Bipartita de Atención al Derechohabiente determinó que la queja administrativa era procedente y ordenó el pago de una indemnización, así como el brindarle atención médica vitalicia, pero el IMSS se negó a ampliar la atención del servicio médico domiciliario otorgado, señalando que la “oferta médica” que podía brindar a la paciente se limitaba a darla de alta, enviarla a su domicilio para ser cuidada por la familia, previa capacitación para ello, asignándole únicamente una visita domiciliaria por semana para verificar su estado físico. Siete meses después de encontrarse en estado vegetativo, la paciente dio a luz a una niña.

Inconforme con la decisión, el padre de la joven promovió un amparo en contra del IMSS por la negación del derecho a la salud.

El juzgador federal calificó de fundados los conceptos de violación al derecho humano a la salud y, en suplencia de la queja, determinó que la paciente es víctima directa del actuar negligente del IMSS, en tanto que su padre y su hija son víctimas indirectas.

En este caso se vulneraron los derechos humanos y garantías individuales de la paciente respecto a la salud, mínimo vital, seguridad social, igualdad ante la ley, no discriminación socioeconómica, además de legalidad y seguridad jurídica consagradas en la Constitución, ya que la falta de respuesta de manera urgente a la atención médica, de enfermería, terapéutica, farmacéutica, fisiatría, rehabilitación y cualquier otra indicada la colocan en situación de vulnerabilidad y riesgo.

Al resolver, el juez federal instruyó al IMSS atender las indicaciones que sobre la salud de la paciente prescriba el médico particular que la trata y que, a diferencia de los especialistas del Instituto, ha aportado evidencia clínica y documental sobre una mejoría en su condición física.

El IMSS, precisa la sentencia, deberá atender sin demora las recomendaciones de estudios clínicos y/o de laboratorio que ordene el médico particular, además de dotar de la valoración de especialistas que requieran según sea necesario.

Asimismo, el juez ordena brindar atención sicológica al padre de la paciente, afiliar a la hija de la paciente y otorgarle el servicio de guardería para garantizar su sano desarrollo.

También deberá iniciar los trámites administrativos correspondientes para que se reembolsen los gastos médicos erogados en relación con la paciente y se provea lo necesario para substanciar el procedimiento de indemnización por el daño moral causado a consecuencia de la negligencia médica.

Además, al no poderse cuantificar el daño inmaterial provocado a la paciente y a su familia, el juez ordenó al IMSS otorgar una disculpa pública en la que reconozca no haber actuado con la diligencia debida y del mismo modo deberá distinguir con el nombre de la afectada alguna de las salas de urgencias del Hospital General Número 1 del IMSS en la ciudad de Chihuahua, Chihuahua.

Más información cjf.gob.mx

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information