Al final del año pasado se transmitió en los canales de paga una película llamada ¿Quién es Clark Rockefeller?, que cuenta la historia de Christian Karl Gerhartsreiter quien asumió distintas identidades falsas a lo largo de su vida, siendo la más destacada la de un supuesto miembro de la familia de multimillonarios norteamericanos los Rockefeller.

 

En una escena de esta película aparece el personaje principal llevando en hombros a una niña. Esta imagen imita la fotografía que circuló en los medios para identificar a Gerhartsreiter cuando éste secuestró a su hija, pero el fotógrafo que tomó esa imagen, Donald Harney, demandó a Sony Pictures, afirmando que la productora de la película había violado sus derechos de autor al apropiarse ilegalmente de esa imagen.

 

Después de un proceso de tres años un Tribunal de Apelaciones ha establecido que no existió violación a los derechos de autor de Harney.

 

En la sentencia, el juez establece que en las fotografías los elementos artísticos pueden ser protegidos por derechos de autor, como la selección personal del fotógrafo sobre el tema de la imagen, el ángulo, la iluminación, la composición, y la determinación del momento preciso para tomar la imagen.

 

En la fotografía objeto de la controversia se reconoce la existencia de uno de esos elementos, la composición: la imagen del padre cargando a su hija teniendo como fondo una iglesia. Pero Harney  no tuvo nada que ver en su creación sino que se trata de la captura casual de un hecho.

 

El juez acepta que para que la fotografía pudiese ser reproducida en su totalidad en la película, se debería haber contado con la autorización de Harney, pero el juez considera que Sony copió poco del trabajo original de Harvey ya que aunque en la imagen de la película aparece el padre cargando a  su hija en los hombros, éstos están posando y tienen como fondo un árbol frondoso, aplicando además una iluminación distinta, “por lo que no se puede concluir que un observador ordinario podría afirmar que las imágenes son iguales”.

 

 

Más información en The Hollywood Reporter

 

www.miabogadoenlinea.net