La noticia de la demanda introducida por Katie Holmes para disolver su matrimonio con Tom Cruise y el rápido acuerdo al que llegaron, no ha hecho más que desatar numerosos cuestionamientos sobre la influencia que la iglesia de la cienciología, prohibida en Francia, tiene sobre sus miembros.

 

Particularmente sobre el tema del divorcio el diario The New York Times entrevistó a varios miembros y ex miembros de esta religión para conocer el proceso que se sigue y las opiniones al respecto.

 

La reverenda Ann Pierce, vocera de la cienciología, declaró que como en cualquier religión el divorcio es un proceso que se cumple en una corte judicial y que no existe ningún ritual ni nada parecido para declarar roto el vínculo matrimonial, pero señala que la iglesia sí procura que previo al divorcio las parejas concilien sus diferencias para tratar de evitar la ruptura.

 

Sin embargo se trata de una conciliación poco común según lo expresó la actriz Carmen Llewelyn quien estuvo casada con Jason Lee, protagonista de la serie My name is Earl. Ella recuerda que las sesiones de conciliación, se llevaban frente a un capellán quien durante interminables horas interrogaba a la pareja mientras estaban conectados a un E-meter, un aparato que de acuerdo con la cienciología lee los pensamientos de las personas. La meta es que el E-meter no marque movimiento lo que significa que ya no hay pensamientos y se supone que en ese momento la pareja vuelve a sentir el amor que alguna vez les unió. Si no sucede esto, entonces ya recomiendan un abogado especialista en divorcios, miembro de la iglesia.

 

El abogado a llevar el divorcio es miembro de la iglesia porque de acuerdo con las reglas de la misma los miembros no deben demandarse unos a otros por lo que suponemos que pretenden que los procesos sean rápidos y sin mayores complicaciones.

 

Analistas sostienen que la dificultad que algunos encuentran para divorciarse no obedece tanto a que la cienciología pretenda preservar la figura del matrimonio, sino para que no exista una desbandada de miembros.

 

Y sin embargo existen otros testimonios que dicen que a veces el divorcio no solo no es desaconsejado sino que es alentado y en vista de ello la cienciología tiene varias demandas en contra por haber sido el factor de rompimiento de varios matrimonios como lo sostiene Claire Headly por un lado y Steve Hall por el otro. Testimonios que son refutados por los miembros de la cienciología.

 

Para Katie Holmes y Tom Cruise, el divorcio fue rápido y quizá por la excesiva prensa y luz pública que tuvo no quedó de otra al actor que convenir en los solicitado por la actriz de Dowson’s Creek a quien en la primera audiencia se le concedió la custodia física de la hija de ambos, Suri, y ambos se comprometieron a no involucrarla en las enseñanzas de la cienciología, un temor que se rumora Katie tenía y que fue la razón por la cual decidió divorciarse.

 

Un dato curioso que quizá no tenga que ver con la cienciología sino solamente con manías del actor, se ha divorciado de sus tres esposas cuando ellas llegan a los 33 años, y entre cada una de ellas, Mimi Rogers, Nicole Kidman y Katie Holmes, existen once años de diferencia. Los que conocen dicen que se trata de números importantes en la cienciología. ¿Manejará Tom Cruise su vida basado en estos números o solo es coincidencia?

 

 

Más información The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net