Craig Dershowitz ha gastado más de sesenta mil dólares en una batalla legal para recuperar a su perro, luego  de que su ex novia se lo llevó a California.

 

En documentos presentados a principios de año ante una corte del estado de Nueva York, en Manhattan, Dershowitz expuso que su ex novia Sarah Brega “secuestró” a Knuckles, un cachorro mitad Pug, mitad Beagle. Brega  por su parte asegura que  Craig le regaló el perrito incondicionalmente, cuando eran novios.

 

Knucles vive una vida feliz y sana en California, dijo Brega a la Corte, donde tiene un amplio cuarto y vive cerca  de una playa donde los perros pueden estar sin correa.

 

Al principio, é obtuvo una sentencia en rebeldía a su favor para la inmediata devolución  del perro, pero ella decidió contratar un abogado y dar pelea en los tribunales de California y Nueva York.

 

Dershowitz se quedó sin dinero e inició una colecta por Internet a fin de recaudar 20,000 dólares y seguir con la pelea por la custodia del perro.

 

En nuestro país, por mucho que queramos a nuestra mascota, para la ley es una cosa, un “semoviente” para ser específicos, es decir un bien que se mueve por si mismo y cuya propiedad es la que debe ser definida a través de una acción reivindicatoria o una acción declarativa, en la que el ambiente en donde es “feliz” el animal no tiene valor.

 

 

Más información en el New York Post

 

www.miabogadoenlinea.net