Liam nació hace ocho años en la Gran Bretaña cuando sus padres, Michael Fernandes tenía 14 años y su madre, Cheryl Holden, 16 años de edad.

 

Las apuestas en 2003 era que la unión entre estos dos niños, responsables de un bebé, no iba a durar, pero para sorpresa de muchos este fin de semana contrajeron matrimonio, acompañados de sus tres hijos, Liam de ocho años, Bryan de tres y Archie de un año.

 

Pese a que la pareja puedo haber contraído matrimonio hace varios años, no solo al haberse emancipado por ser padres, sino por haber cumplido ya la mayoría de edad, no lo habían hecho porque no tenían dinero para una boda.

 

Así que esperaron y para su beneplácito resultaron ganadores de un premio, junto con otras dos parejas, para contraer matrimonio en el Museo de Manchester y no solo se casaron con Stan, el esqueleto del T-Rex de 65 millones de años, como testigo de su amor, sino que su salida como marido y mujer del recinto fue escoltada por Stormtroopers.

 

El premio incluyó la boda, flores, fotografías, la recepción para 40 invitados, champagne, música y hospedaje nocturno.

 

Michael, ahora de 22 años de edad, y Cheryl de 24, han trabajado desde el nacimiento de Liam, y declaran que pese a que no ha sido fácil, han podido salir adelante gracias al apoyo de las familias de origen de ambos.

 

Este matrimonio, como todos, es motivo de felicidad y sin duda una excepción a la regla, porque ser padres a tan corta edad es presagio de un fracaso en la relación de pareja.

 

Más información Mail on Line

 

www.miabogadoenlinea.net