La modelo sueca Caroline Forsling introdujo una demanda en contra de la marca de cosméticos Estée Lauder y de su sitio web Origins, por haber utilizado sin su permiso una fotografía de su rostro para una publicidad.

 

De acuerdo con la modelo, ella accedió a esa fotografía, con el cabello recogido hacia atrás y sin maquillaje, para la publicidad de productos del cabello, pero Estée Lauder la tomó para anunciar los efectos de un producto de cuidado de la piel llamado Plantscription.

 

En la publicidad, que se exhibe en puntos de venta y en el sitio web Origins, se aprecia el rostro de la modelo, dividido en dos, mostrando de un lado el rostro visiblemente afectado por arrugas y en el otro los supuestos efectos del producto y se menciona que el producto fue utilizado en diversos estudios entre mujeres de 45 a 60 años de edad.

 

En la demanda la modelo, además de señalar que no autorizó el uso de su fotografía para Plantscription, señala que no participó en los estudios que declara la compañía y que se publicita para mujeres de 45 años o más cuando ella es menor de esa edad. En la demanda, sin embargo, tampoco revela su edad biológica.

 

Establece además que la compañía de cosméticos alteró la imagen para mostrar un rostro envejecido que no corresponde con el de la modelo.

 

En la demanda, que se introdujo en Nueva York, lugar de residencia de Caroline Forsling, se establece que la compañía violó los derechos civiles de la modelo y dañó su carrera y por lo tanto solicita una compensación de daños por $2 millones de dólares.

 

Estée Lauder tendrá que responder esta demanda y quizá otra en materia de publicidad engañosa porque ha quedado al descubierto que los efectos de su producto que son presentados al público, no son reales y que son producto de los útiles programas de cómputo para la modificación de imágenes, tan utilizados en la actualidad por los publicistas.

 

Más información NY Daily News

 

www.miabogadoenlinea.net