Michael Moore, el controvertido director de documentales en Estados Unidos, está demandando a sus productores, los hermanos Bob y Harvey Weinstein, por supuestamente haberle defraudado $2.7 millones de dólares del exitoso documental de 2004, Fahrenheit 9/11.

 

De acuerdo con una declaración del abogado de Moore, ésta es la primera demanda que interpone en más de 20 años de carrera, lo que es, a su juicio, un indicativo de la seriedad del cuestionamiento que hace su cliente.

 

De acuerdo con la demanda, Moore y los Weinstein acordaron dividir las ganancias de Fahrenheit 9/11 en 50-50, pero de una auditoría que Moore realizó sobre las finanzas de la película en 2008 se desprendió que los Weinstein habían realizado deducciones no aprobadas y dudosas con lo que quedaban a deber a Moore la cantidad señalada.

 

La demanda es por incumplimiento de contrato, de deber fiduciario y de fraude implícito en contra de los Weinstein y de su asociada Fellowship Adventure Group.

 

Los Weinstein, quienes ya han estado en negociaciones con Moore y sus representantes legales por seis meses, niegan las acusaciones y argumentan que a Moore se le pagó lo que se le debía por lo que debería sentirse satisfecho. Sin embargo el abogado de Moore dio a conocer que de una auditoría independiente se concluyó que existe un importante desvío de fondos que podría resultar en una cantidad mayor a la reclamada por Michael Moore.

 

Será un juez del poder judicial de California quien resuelva con base en las evidencias y argumentos presentados por ambas partes, quien tiene la razón y en su caso, el monto que se debe.

 

Más información THR,esq.

 

www.miabogadoenlinea.net