El que era uno de los hombres más gordos del mundo, interpuso una demanda en contra del servicio nacional de salud británico, NHS por sus siglas en inglés, responsabilizándolos de su aumento de peso.

 

El hombre de 50 años, que llegara a pesar en su peor momento 444.5 kilos debido al consumo de unas 20,000 calorías diarias, acusó al NHS de no haberle prestado ayuda cuando lo solicitó al llegar a los 190.5 kilos, cuando solo le aconsejaron usar más su bicicleta.

 

Paul Mason, quien iniciara la acción legal, pesa actualmente 235 kilos gracias a un by-pass gástrico y relata en su demanda que al llegar a los 406 kilos, personal del servicio de salud lo canalizó hacia un nutricionista en lugar de a una especialista en desórdenes alimenticios.

 

Así que ahora quiere ser compensado por su sobrepeso, cuando su condición le ha costado en los últimos 15 años más de un millón de libras al sistema de salud, pagado por los contribuyentes.

 

El hombre de 235 kilos declaró que de obtener resultado favorable en su demanda, con el dinero que obtenga ayudará a otras personas con sobrepeso, pero funcionarios han declarado que la demanda solo perjudicará a pacientes que están en lista de espera para ser atendidos debido a los recortes presupuestarios.

 

Afortunadamente ni a Manuel Uribe, el mexicano que en 2006 llegara a pesar 550 kilos, ni a los millones de obesos en el país les ha dado por responsabilizar al sector salud de sus malos hábitos alimenticios porque siendo el segundo país con más obesos, eso supondría la ruina total del país. Aunque no estaría de más alguna demanda por ahí para que se tomen cartas en el asunto y se prohíba tajantemente la comida chatarra en las escuelas antes de que sea muy tarde.

 

Más información Mail on Line

 

www.miabogadoenlinea.net