Esta semana es el plazo que tiene la gobernadora del estado de Arizona, Estados Unidos, para promulgar una ley en que ser inmigrante indocumentado se convierte en un delito.

 

Esta ley, aprobada por el Senado estatal, faculta a los policías a detener a cualquier persona de quien sospeche se encuentra ilegalmente en el territorio, y solicite su documentación, pudiendo detener a quien no logre demostrar su residencia o estancia legal.

 

 

De ser promulgada por la gobernadora, esta se convertiría en la primera ley en los Estados Unidos que establece como delito la estancia ilegal en el país, penalizando no solo al inmigrante sino también a cualquier persona que lo transporte o a quien lo contrate, con lo que se intentaría frenar la migración de indocumentados.

 

Un legislador entrevistado sobre el tema declar que se trata de una ley para “quitar las esposas que atan a los policías” y ponerlas en la “de los malos”.

 

Pero quienes se oponen a esta ley mencionan que se fomentaría aún más la discriminación puesto que muchos residentes legales serían constantemente molestados para solicitarles papeles sin la posibilidad de transitar libremente en sus comunidades por lo que califican a la ley de violatoria de los derechos humanos y de inconstitucional.

 

Fuente BBC Mundo

 

www.miabogadoenlinea.net